El Gobierno de Tucumán armará una mesa de trabajo con productores cañeros, dueños de ingenios azucareros y la empresa distribuidora de energía para evitar la quema de cañaverales que provoca daños en los tendidos eléctricos, pone en riesgo la seguridad social y afecta el medioambiente, informaron hoy fuentes oficiales.

Se “está trabajando en un programa que se llama ‘Cosecha Temprana’, que consiste en que los agricultores que cosechan debajo de las líneas de alta tensión, lo hagan de manera inmediata para que no haya quema de cañaverales, y no perjudique la provisión de energía eléctrica, entre otras problemáticas”, dijo a la prensa el secretario de Coordinación Institucional del Ministerio de Obras y Servicios Públicos, Marcelo Caponio, tras reunirse con el gobernador de la provincia, Osvaldo Jaldo.

Del encuentro participaron también el gerente de Asuntos Legales de la empresa de distribución de energía eléctrica Transener, Laureano Pernasetti y el director de Energía de la Provincia, Edgardo Bertini.

Caponio contó que para cumplir con ese objetivo de disminuir las quemas de cañaverales “se armará una mesa de trabajo entre productores, dueños de ingenios, el Estado y la empresa Trasener”.

Por su parte, Pernasetti indicó que la empresa trabaja con respecto a la quema de caña y pastizales sobre tres ejes que son la preservación del servicio público, mitigar los efectos nocivos al medioambiente y prestar el servicio público evitando riesgos para la seguridad.

“La quema de caña afecta a estos tres ejes, entonces la idea es articular tareas con el gobierno provincial para evitar consecuencias no deseadas que afecten a estas tres cuestiones”, agregó.

En esa línea, el gerente de Transener, señaló que realiza “tareas técnico-operativas y de difusión para que la comunidad sepa que quemar la caña genera problemas ambientales y puede sacar de servicio a una línea de suministro público de jurisdicción federal afectando a la comunidad y las industrias”.

(Télam)