Agosto de cada año será el “Mes de la Memoria LGBTIQ+”, el histórico activista Héctor Anabitarte será declarado como personalidad destacada de los derechos humanos, y la casa donde nació la primera organización de la diversidad sexual será señalizada como tal, si prosperan tres proyectos que se presentarán mañana en la Legislatura porteña en el marco de los 50 años de la creación del Frente de Liberación Homosexual (FLH).

Las dos últimas iniciativas fueron interpuestas por la legisladora del Frente de Todos y presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Victoria Montenegro, quien también es primera firmante del proyecto para instituir el Mes presentado por la Fundación Igualdad (FI) que asesoró en la redacción de las otras dos propuestas.

“Te informamos de la existencia del Frente de Liberación Homosexual. Surgimos como respuesta a la situación de marginación y opresión que atravesamos. Nos planteamos (…) luchar por la derogación de los edictos policiales que penan la homosexualidad. El fin de este llamamiento es la invitación a tomar conciencia sobre la opresión (…) que determina la necesidad de organizarse”, decía el primer volante del FLH repartido en calles y bares de Buenos Aires en agosto de 1971.

Nacido en el departamento del barrio de Once del escritor y abogado Blas Matamoro (La Rioja 169), el Frente “estuvo compuesto inicialmente por tres grupos”: el boletín clandestino “Nuestro Mundo", “Profesionales”, e “Intelectuales”, a las que al año siguiente se unieron “Eros”, la anarquista "Bandera Negra", “Safo” de lesbianas y “Triángulo Rosa”, entre otras.

Además de Matamoro, fueron referentes de la organización Héctor Anabitarte -quien a sus 81 años hoy integra el consejo consultivo de la FI-, Manuel Puig, Pepe Bianco, Néstor Perlongher y Juan José Hernández.

Activo hasta 1977, cuando la dictadura cívico militar eclesial determinó la persecución y exilio de sus integrantes, el FLH protagonizó además la primera manifestación pública y a cara descubierta de un colectivo gay en la Argentina: fue en mayo de 1973, durante el acto de asunción del presidente Héctor Cámpora y portando una enorme bandera que decía “Para que reine en el pueblo el amor y la igualdad-libertad”.

“¡Imaginate estar entonces con ese cartel y a cara descubierta, la valentía y el coraje que había que tener! Por eso nosotros tenemos el compromiso y la responsabilidad de poner en valor esa historia”, dijo a Télam el presidente de la Fundación Igualdad, Pedro Paradiso Sottile .

Es que todavía faltaban 19 años para la primera Marcha del Orgullo cuyos participantes, en su gran mayoría, se movilizaron con máscaras que ocultaban todavía su identidad y a pesar de que ya se habían transcurrido 9 años de democracia

“Mañana empezamos un acto de justicia y reconocimiento que tanto la democracia como las organizaciones de la diversidad sexual les debemos y nos debemos, a quienes fueron pioneros y pioneras en la lucha, visibilidad y el activismo”, dijo el exdirigente de la CHA que en diciembre del año pasado abandonó esta organización para crear Fundación Igualdad.

Producto de su final abrupto bajo la noche de la dictadura, muchos de los archivos que son la base documental de la historia del FLH, tuvieron que ser destruidos y de hecho el mismo Anabitarte ordenó desde su exilio en España quemar artículos, notas, actas y fotografías ante la posibilidad de ser usados por los represores para localizar a sus compañeros.

“Por eso uno de los objetivos de nuestra construcción colectiva institucional, es trabajar para recuperar esto para que no se pierda nunca más”, señaló.

El proyecto de institución del mes de agosto como "Mes de la Memoria LGBTIQ+" postula que esta conmemoración sea incorporada “al calendario y currícula escolar en todos sus niveles” y que durante estos 31 días se ice la bandera del arcoíris tanto en instituciones educativas “como en los edificios de la administración pública”.

En tanto, la iniciativa para señalizar el inmueble de La Rioja 169 donde se creó el FLH plantea colocar allí una placa que diga: "En este edificio, en agosto de 1971, se fundó el histórico y pionero Frente de Liberación Homosexual (FLH), primera organización de la diversidad sexual en Argentina".

Por último, la propuesta de declarar a Anabitarte como personalidad destacada de los derechos humanos se fundamenta en su extenso recorrido militante, que además del FLH incluye la edición del boletín “Somos”; su rol clave para la articulación tanto con “los feminismos de los años 70”, como “grupos de militancia homosexual internacional”; en la creación del “primer Comité Ciudadano Anti-SIDA, en Madrid”; y en la fundación de la asociación Hombro con Hombro para la atención de los inmigrantes” y para la “creación del Banco de Alimentos, gestionado por la Cruz Roja”.

Los proyectos serán presentados públicamente a partir de las 12 en un acto a desarrollarse en el Salón Dorado de la Legislatura que será transmitido por el canal de Youtube de este cuerpo y del que participarán además del propio Anabitarte (por videollamada desde España), otros dos históricos activistas: José Luis Giacosa -uno de los primeros integrantes del FLH que actualmente dirige el Programa de Memoria LGBTIQ+ de FI- e Ilse Fuskova –personalidad ilustre de la Ciudad y creadora de los míticos Cuadernos de Existencia Lesbiana-.

Agosto es también el mes de la muerte de César Cigliutti, histórico referente de la CHA, amigo del alma y compañero de militancia de Paradiso Sottile, de cuyo fallecimiento se cumple el próximo martes un año.

“El acto de mañana será una forma de homenajearlo también a César, que siempre estará presente con nosotres, acompañándonos”, concluyó. (Télam)