La muerte de dos niños de distintas comunidades originarias del norte salteño, ocurridas entre el miércoles y sábado últimos, por cuadros de desnutrición y deshidratación, motivó a las autoridades provinciales a reforzar el trabajo para lograr el traslado oportuno de pacientes a los centros de atención sanitaria acordes al cuadro presentado, aun sin contar con la aceptación de los padres.

“Vamos a trabajar con los caciques, para que conozcan los derechos del niño, que son superiores a cualquier derecho de los padres, y vamos a trabajar para sacar oportunamente a los pacientes, aunque los papás no quieran”, expresó hoy a Télam la subsecretaria de Medicina Social de Salta, Gabriela Dorigato.

La funcionaria comentó que el primero de estos dos casos se trató de un niño de casi dos años, de la comunidad de Pozo La China, de la localidad de Santa Victoria, en el departamento Rivadavia, que falleció cuando era trasladado "al hospital Juan Domingo Perón”, de Tartagal.

“El niño estaba con diarrea y deshidratación y había tenido visitas del equipo médico, del agente sanitario y del acompañante familiar de Desarrollo Social, pero se dificultaba la aceptación de los padres a la derivación”, comentó.

En este sentido, sostuvo que “esta es una circunstancia que nos está pasando y que la vamos zanjando en lo posible, y dentro de las recomendaciones para los equipos está hacer hincapié en lo que son los derechos del niño a la salud”.

“Esta dificultad en la confianza que tenemos con algunos pobladores de los pueblos originarios en el cuidado a la salud de los niños y a la derivación oportuna muchas veces tiene que ver con problemas de comunicación, de padres que no hablan el castellano, por lo que usamos la intervención de los facilitadores o de los caciques para que hagan la traducción de la importancia de la derivación a tiempo”, indicó.

Asimismo, Dorigato apuntó: “tenemos mucho como positivo para destacar en el trabajo que estamos realizando, a pesar que cada muerte es dolorosa e injusta, porque hemos logrado vencer las estadísticas y disminuir enormemente la brecha entre las mortalidades de los últimos 20 años, y la de estos cuatro meses”.

“Estamos trabajando a través de una mesa de coordinación interministerial, donde todos aunamos esfuerzos para mejorar esta situación”, afirmó la funcionaria, quien citó varias acciones, como los barridos del área de Atención Primaria de la Salud y las salidas programadas a territorios con equipos multidisciplinarios.

Se suman la puesta en marcha del "manejo comunitario de la desnutrición aguda, el apoyo permanente desde el área Desarrollo Social con los acompañantes del plan Unir, y la respuesta intercultural de la red hospitalaria en Tartagal", considerados “herramientas fundamentales para el logro de esta disminución en el número de mortalidades por desnutrición, diarrea o deshidratación”.

Para Dorigato, estas acciones son tan importantes como “contar con el agua”, y comentó que en la zona “ya se hicieron siete pozos, se refuncionalizaron muchos de los que estaban y se licitaron otros siete pozos nuevos, además del permanente arreglo de los pozos o las bombas cuando sufren algún desperfecto”.

En el caso del niño de casi dos años, detalló que “si bien tuvo la atención del equipo médico, y la visita el día lunes del acompañante familiar y del agente sanitario insistiendo en la urgencia que había en la derivación, su mamá se comprometió a llevarlo al hospital, pero finalmente el día martes no llegaron, por lo que lo volvimos a buscar para sacarlo”, aunque ya era tarde.

En tanto, el pequeño de la comunidad ubicada en la localidad de Ballivián, en el departamento San Martín, la subsecretaria indicó que tuvo “también varias derivaciones del agente sanitario al centro de salud, porque había detectado que estaba bajando de peso”.

Igualmente, destacó que esa muerte será “analizada por el Comité Provincial de Mortalidad”, y precisó que “el niño fue derivado a Salta, se empeoró en el viaje y fue trasladado a un hospital de en San Pedro de Jujuy, donde le diagnosticaron Covid-19 positivo, así que, dentro de su patología de base, que era un niño de bajo peso, claramente su situación se empeoró por el coronavirus”.

Finalmente, comentó que en lo que va del año hubo tres casos de muertes por problemas relacionados con desnutrición y deshidratación, y destacó “el trabajo intenso de los programas y direcciones que están en territorio, supervisando y acompañando a los equipos locales”, y la “organización de los hospitales en los barridos sanitarios”, con operativos en los que "salen equipos de médico, enfermero, nutricionista y agente sanitario”. (Télam)