Las autoridades del Hospital Municipal "Eva Perón" de Punta Alta, partido bonaerense de Coronel Rosales, apartaron de sus funciones en las últimas horas a dos enfermeros que trabajaban en la guardia e iniciaron un sumario administrativo luego que familiares y amigos de un diácono de 58 años denunciaran que murió de un infarto por una presunta falta de atención, informaron hoy fuentes comunales.

"La investigación preliminar y del informe del jefe de la guardia, los enfermeros le dieron información al paciente que el médico estaba ocupado, sabemos que el médico no fue informado", señaló el director del centro asistencial Eduardo Toscani.

El director del hospital municipal dijo que, debido a ello, se inició un sumario que lleva adelante la comuna y "se tomó la decisión de separar de la guardia médica a los dos enfermeros" ya que el "médico de guardia no fue informado" sobre la situación.

"En el caso de que los médicos estén ocupados, el enfermero como mínimo lo hace pasar, le toma los signos vitales a la espera del médico para informarle que encontró", comentó Toscani, quien indicó que "eso tampoco sucedió".

En este sentido, agregó: "Es lamentable y da mucha pena porque son enfermeros profesionales y que saben cuál es su tarea y función, e hicieron caso omiso a la tarea específica por la que están contratados”.

Burgui era diácono de la parroquia María Auxiliadora de Punta Alta y el hecho que derivó en su muerte ocurrió el viernes 19 de febrero, en horas de la madrugada, cuando debido a que se sentía mal ocurrió a la guardia del centro asistencial.

Según declararon los testigos, Burgui sentía dificultades para respirar, por lo cual decidió trasladarse a la guardia del hospital, donde tuvo que aguardar durante una hora que lo atendieran.

"Nadie le tomó la presión, nadie lo auscultó, le dijeron que el médico no lo podía atender porque estaba en la sala Covid", expresó una mujer identificada como Marcela Amori, allegada de la familia.

Según su relato en diálogo con la prensa, local, el diácono "se volvió a la casa" y, "como seguía cada vez peor", pidieron ayuda "hasta que llegó una ambulancia que lo trasladó al hospital, pero ya se había muerto".

"Por lo que tengo entendido en la ambulancia no había médico", agregó la mujer e indicó que el hombre "tenía un stent que se lo habían colocado hacía dos años aproximadamente". (Télam)