Los casos de coronavirus en la provincia de Tierra del Fuego descendieron por octava semana consecutiva, mientras que por primera vez en ese período no se registraron fallecimientos a causa de la enfermedad y se mantiene estable la cantidad de internados en terapia intensiva, según el informe semanal elaborado por el Ministerio de Salud local.

De esta forma, el distrito más austral del país mantiene la misma tendencia decreciente de casos que el resto de las jurisdicciones, lo que llevó a las autoridades a permitir una mayor presencia de personas en actividades deportivas en ambientes cerrados y al aire libre.

Además, la provincia continúa con un esquema de regreso paulatino a la presencialidad completa en los establecimientos educativos mientras que en la ciudad de Ushuaia se produce un auge de la actividad turística con niveles de ocupación récords para la época.

Según el informe de la cartera de Salud, la provincia registró un total de 64 casos en los últimos 7 días, 30 en Ushuaia, 32 en Río Grande y 2 en el municipio de Tolhuin, sin personas fallecidas y con 7 internados en terapia intensiva.

El descenso de contagios de una semana a la otra fue del 59%.

En la semana del 7 de septiembre se habían contabilizado 108 casos positivos, 44 en Ushuaia, 61 en Río Grande y 3 en Tolhuin, con 1 fallecimiento y 7 internados en terapia.

En tanto, en la semana anterior del 31 de agosto, las autoridades habían informado 160 casos, 71 en Ushuaia, 88 en Río Grande y 1 en Tolhuin, con 2 fallecimientos y 13 internados en terapia.

Además, el Ministerio de Salud local precisó que, hasta la fecha, y desde el inicio de la pandemia en 2020, se registraron en jurisdicción fueguina 31.606 casos de coronavirus, con un total de 476 personas fallecidas.

También se otorgaron 31.084 altas a pacientes, y en la actualidad, hay 46 fueguinos cursando la enfermedad.

La única señal de alarma de los últimos días fue el reporte del primer caso de una infección con la variante Delta de la enfermedad, producida en Río Grande y correspondiente a un ingeniero mexicano que llegó a la isla para cumplir funciones laborales.

El gobierno fueguino autorizó en toda la provincia la presencia de hasta 60 personas en lugares cerrados de práctica deportiva, “siempre que las dimensiones del lugar permitan el aforo respetando la distancia social obligatoria, y de 120 personas al aire libre, cumpliendo distanciamiento entre personas de 1.5 metros y uso obligatorio de barbijo o tapaboca”.

También se amplió el aforo para gimnasios, centros de actividad física y natatorios, hasta el 70% de su capacidad habilitada, y se permitió “el uso de vestuarios en actividades deportivas hasta un 50% de su capacidad habilitada a razón de 1 persona cada 4 metros cuadrados”. (Télam)