El director del Centro Nacional de Investigación en Epidemiología y Microbiología Gamaleya, Alexander Gintsburg, dijo hoy que tiene "expectativas" de que la protección que brinda la vacuna Sputnik V contra el coronavirus dure "hasta dos años", aunque advirtió que "hay que realizar los estudios correspondientes para ver que esto se cumpla".

Gintsburg realizó estas declaraciones en una conferencia de prensa internacional en la que el Gamaleya y el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF) brindaron detalles de la publicación de los resultados interinos de los estudios clínicos de Fase 3 de la Sputnik V en la prestigiosa revista británica The Lancet este martes.

"Entendemos que la plataforma que utilizamos con dos componentes puede ser una herramienta en el desarrollo de vacunas a futuro", señaló Gintsburg y enfatizó que gracias a la utilización de dos adenovirus diferentes, uno en cada dosis, "la respuesta del sistema inmunológico es más robusta".

"Esto nos lleva a tener expectativas de que la vacuna proteja no un mes o dos meses, sino hasta dos años, pero éste es un objetivo que tendremos que evaluar a futuro y realizar los estudios clínicos correspondientes para ver que esto se cumpla", agregó.

La publicación en The Lancet confirmó hoy que la vacuna tiene una eficacia del 91,6% en base al análisis de 19.866 voluntarios que recibieron tanto la primera como la segunda dosis de la vacuna Sputnik V o placebo y en el punto de control final hubo 78 casos confirmados de Covid-19, de los cuales 62 se presentaron en la rama placebo y 16 entre las personas que recibieron la vacuna.

Además, la Sputnik V proporcionó "una protección completa contra casos graves", según la publicación.

En relación a la seguridad, la mayoría de los eventos adversos (94%) fueron leves e incluyeron síndromes similares a la gripe, reacciones en el lugar de la inyección, dolor de cabeza y astenia.

Por otra parte, "no hay eventos adversos graves asociados con la vacunación", según lo confirmado por el Comité de Monitoreo de Datos Independiente, ni tampoco se presentaron "alergias fuertes ni shock anafiláctico".

La eficacia en el grupo de 2.144 voluntarios mayores de 60 años fue del 91,8% y no difirió estadísticamente del grupo de 18 a 60 años. (Télam)