El médico infectólogo Hugo Pizzi advirtió esta mañana que Santa Fe y Neuquén tienen una alta tasa de infectados por coronavirus y que hay "terroristas sanitarios insolentes" que no cumplen con las medidas sanitarias y descreen del virus.

El médico de la Universidad Nacional de Córdoba remarcó que se podría llegar a una inmunidad de rebaño en agosto, pero no dudó en alertar que "lo único que nos puede ocasionar un tropiezo son estos desafiantes" a las medidas de restricción a quienes tienen una postura negacionista de la pandemia a quienes calificó como "terroristas sanitarios insolentes".

En declaraciones radiales el especialista también se refirió al plan de vacunación que se viene llevando en el país, como una situación escalonada: "Cada vez que hacés un escalón, por mas chico que sea, se va notando. Lo vemos en las personas mayores de edad porque están entrando menos a las terapias. El virus va a ir chocando, quiere llegar y tiene un inmunizado".

"La provincia de Santa Fe pidió trasladar pacientes a Córdoba porque tiene una infraestructura de casi 1.000 camas más" afirmó Pizzi.

Con respecto a esta situación sanitaria, y las nuevas cepas expresó que "el virus del año pasado, que lo podríamos haber llevado a la mínima expresión a fin de año con disciplina y no lo hicimos" y agregó que es virus original "hoy prácticamente desapareció".

En ese sentido, advirtió sobre la agresividad de las nuevas variantes y como bajó el índice de edad de los internados de 70 años, a 60 años y luego "a gente de 20, 32 años". "Entras a la terapia y te encontrás con el clásico diabético, excedido de peso con Covid y al lado jóvenes atléticos que están con respirador" remarcó.

En cuanto a la metodología adoptada por el Gobierno nacional de cierres comentó que en 15 días se verá si ayudo pero que "los países europeos hicieron aperturas y cierres, evaluación intermedia y en base a eso seguían cerrando o abriendo".

En diálogo con Radio La Red insistió que es clave el compromiso social para salir rápido de esta situación y enfatizó en que "grupos de médicos dicen que esto no existe, que acá no murió nadie. Hay negadores en la calle que andan sin barbijo, esto nos va a tener cinco o seis meses más confinados trabajando día y noche".

En esta misma línea, criticó las reuniones sociales y fiestas clandestinas donde aseguró que "si hacemos en una fiesta un hisopado, del 10 al 15 por ciento de los asistentes están contaminados, y vuelven a dormir a la casa, luego de haber cantado y bailado con otros". (Télam)