Profesionales de la salud, sociedades científicas de diferentes partes de país y asociaciones de pacientes elaboraron un proyecto de ley que presentaron en el Senado de la Nación y apunta a mejorar el acceso al diagnóstico y tratamiento del asma, la enfermedad respiratoria más prevalente, que se estima que en Argentina afecta más de 4 millones de personas.

"El asma es la enfermedad respiratoria más prevalente en Argentina y en el mundo. Se estima que en el país la tienen más de 4 millones de personas, aunque muchas no deben estar diagnosticadas y la mayoría no tiene acceso a la medicación adecuada", indicó a Télam Ana María Stok, directora médica de Investigaciones en Patologías Respiratorias y Coordinadora General del Grupo Asma NOA (Ganoa), una ONG conformada por especialistas de diferentes disciplinas que trabajan con la problemática.

El proyecto, que fue presentado en la Cámara alta a través de la senadora Beatriz Ávila y se encuentra a la espera de ser tratado en la comisión de Salud, fue elaborado por la especialista de Ganoa, la Asociación Argentina De Medicina Respiratoria (AAMR), la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (Aaaic), la Sociedad Argentina de Medicina (SAM) y la Asociación Argentina de Pacientes con Asma (AAPA).

"Uno de los puntos centrales del proyecto tiene que ver con la formación de profesionales, ya que muchas veces desconocen la problemática y los pacientes van una y otra vez a las urgencias con crisis respiratorias y sólo se le brinda un tratamiento para ese momento", indicó Stok.

El otro eje central tiene que ver con la medicación: "Los tratamientos prolongados son muy caros. El proyecto de ley prevé que la medicación sea provista en forma gratuita en los hospitales públicos y cubierta al 80% por obras sociales y prepagas".

La especialista explicó que "en el caso del asma grave, que son pacientes que pueden tener síntomas todos los días, hay una nueva generación de medicamentos biológicos que realmente les cambian la calidad vida y son muy caros; en este caso el proyecto de ley contempla que se les cubran estos tratamientos al 100 por ciento".

Otra pata del proyecto es la creación de programas, tanto a nivel nacional como en cada jurisdicción: "Los programas permiten abordajes integrales con intervenciones estratégicas en las diferentes aristas como capacitación, acceso a la medicación, etc.", detalló Stok.

El asma es una enfermedad crónica que afecta tanto a niños como a adultos; consiste en que las vías que conducen el aire a los pulmones se estrechan debido a la inflamación y la compresión de los músculos que rodean las vías respiratorias finas; esto es lo que causa los síntomas: sibilancias, disnea y opresión torácica; estos síntomas son intermitentes, y suelen agravarse durante la noche o al hacer ejercicio.

Existen, además, otros factores desencadenantes que pueden agravar los síntomas y varían de una persona a otra, pero entre ellos figuran las infecciones víricas (resfriados), el polvo, el humo, los gases, los cambios meteorológicos, los pólenes de gramíneas y árboles, el pelaje y las plumas de animales, los jabones fuertes y los perfumes.

Estos síntomas generan una limitación en la actividad física diaria, no sólo para la práctica deportiva, sino también en actividades tan cotidianas como caminar. La principal consecuencia de esto es un mayor ausentismo escolar y laboral que implica una pérdida en la productividad, una mala calidad de vida y un alto costo sanitario por consultas frecuentes a guardias y hospitalizaciones.

La Organización Mundial de la Salud estimó que en 2019 el asma afectó a 262 millones de personas y causó 461 000 muertes; en Argentina se registran 15 mil internaciones anuales debido a crisis asmáticas (exacerbaciones) y, a pesar de contar con tratamientos adecuados, todavía mueren por asma 400 personas al año. (Télam)