Lo que parece imposible, se acerca un poco más gracias a la tecnología: en este caso, la posibilidad de tatuarse a la distancia, que gracias al 5G y con movimientos en tiempo real se pudo concretar esta aventura.

Tatuarse suele ser una decisión difícil, ya que muchas veces la elección del diseño y del artista que sea capaz de plasmarlo tal cual lo deseamos requiere de una búsqueda que muchas veces no encuentra la respuesta ideal.

Esta nueva tecnología, se podría dar la respuesta deseada a esa compleja búsqueda: tatuarse con el artista que elijas, pero a distancia.

En el marco del proyecto "El tatuaje imposible", el tatuador Wes Thomas le propuso a la actriz Stijn Fransen ser parte de la prueba de esta tecnología, en la que la distancia y la tecnología serían las protagonistas.

La actriz holandesa que se animó a probar la tecnología.

Gracias a la conexión 5G, el artista logró indicarle a un brazo robótico, en tiempo real, cuál era el diseño que esperaba lograr en el brazo de la actriz, que previamente lo habían compartido mediante videollamada. Luego de varias pruebas, se logró que el brazo imitara a los movimientos que el tatuador lo indicaba, y tras ello, concretaron el tatuaje a la distancia.

“Cada parte de la construcción fue considerada y comprada específicamente o diseñada, desarrollada y fabricada internamente desde cero”, contó Noel Drew, el creador del brazo robot, sobre el proceso realizado para lograr "El tatuaje imposible".

El trabajo del brazo electrónico en detalle.

“Con los nuevos beneficios de la red, prácticamente no hay demora, lo que significa que se puede realizar una acción con precisión milimétrica sin importar la distancia", señalaron desde Mill's Experience, el equipo encargado del proyecto. Esta iniciativa abre un nuevo panorama, ya que demuestra que con la tecnología 5G se pueden lograr innovaciones en varios ámbitos, como la educación, la ciencia, la medicina, entre otros