Un año transcurrió desde que el médico Francisco Traverso se convirtió en el primer vacunado contra el coronavirus de la Argentina, y desde entonces, cuando la vacunación parecía lejana e inalcanzable, más de 75 millones de dosis fueron aplicadas según las últimas cifras del Ministerio de Salud de la Nación.

Hace exactamente hoy un año, con el pinchazo que Traverso recibió en su brazo izquierdo, se ponía en marcha un operativo de vacunación sin precedentes que ya lleva aplicadas 75.644.660 dosis, entre primeras, segundas y de refuerzo.

"Es la mas importante de nuestra historia, 365 días después de ese momento hemos avanzado muchísimo", dijo hoy sobre la campaña de vacunación la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti.

Al hablar desde la casa de Gobierno, Vizzotti agregó que "es importante poner en valor el esfuerzo que se ha hecho para conseguir vacunas y de las jurisdicciones para aplicarlas", y sobre todo, pidió tener en cuenta que la llegada de esos medicamento se produjo "a pesar del acceso inequitativo a la vacunación" en el mundo.

Fue ese 29 de diciembre del año pasado cuando desde el Hospital Posadas, en el partido bonaerense de Morón, el entonces ministro de Salud, Ginés González García daba inicio a la la Campaña Nacional de Inmunización contra el coronavirus.

"Mi preocupación no era por mí, sino porque si me contagiaba no podía cuidar de mi familia ni de los pacientes; por eso cuando supe que estaba la vacuna me la quise dar", le dijo ese día a Télam Traverso, como síntesis de lo que vivían los trabajadores de salud entre su responsabilidad diaria y el cuidado de sus seres queridos.

Click to enlarge
A fallback.

"El miedo de tu familia y de la sociedad, el tener que decirle a una persona por teléfono que su ser querido estaba mal y que no lo podía ver, la tensión de no saber cuántas personas ingresarían mañana, fueron y son cosas muy difíciles de atravesar; en este sentido, la vacuna no es una solución inmediata pero es el principio de un camino", completó el médico de 38 años que trabaja en el Posadas desde 2013.

Las primeras vacunas habían llegado al país apenas cuatro días antes. Eran tan solo 300 mil dosis de Sputnik V, elaboradas por el Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya, de la Federación Rusa. Parecía apenas una muestra gratis para cubrir a una población de más de 40 millones de personas.

Aquel día, cuando todavía estaba dentro la cabina del avión de Aerolíneas Argentinas, Mónica Faggiolani, una de las azafatas que viajó a Moscú en busca de esas primeras vacunas, no aguantó el llanto. "No lo puedo creer", repetía entre sollozos en una imagen que se viralizó, mientras el piloto Juan Pablo Mazzieri intentaba consolarla.

En el aeropuerto de Ezeiza, esperaban Ginés González García, Vizzotti y el entonces Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Los cargamentos fueron llegando con tibieza y se repartían a cuentagotas. Primero los médicos y enfermeras que estaban en la primera línea de batalla, después los mayores de 70 años, luego los de 60, los de 50, hasta que fueron tantos los cargamentos que llegaron que ya nadie le prestó atención.

Es que el jueves pasado, con la llegada al país de 739.440 dosis de Pfizer, Argentina alcanzó las 100.439.835 de vacunas. ¿Qué significó esto? Qué el 83 por ciento de la población total inició el esquema de vacunación mientras que el 70 por ciento ya lo completó, según las cifras que hoy presentó Vizzotti.

En números, son 38.036.381 personas que ya recibieron al menos una vacuna, y 32.587.409 con ambas.

Estos porcentajes son aún mayores cuando se toma en cuenta sólo quienes tienen más de 18 años: 93,3 por ciento con esquema iniciado y 82,8 por con las dos dosis recibidas.

Y en cuanto a la población de riesgo estos porcentajes suben todavía más: 95 por ciento inició el esquema y 91 por ciento lo completó.

Es que a la llegada de Sputnik V (10.125.655 del componente 1, y 4.557.555 del componente 2), se fueron sumando AstraZeneca (27.736.200 de dosis), Sinopharm (31.672.800), Moderna (6.143.340), CanSino (1.704.000), y Pfizer (10.654.020).

A los contratos que firmó el Gobierno nacional se agregaron las vacunas que llegaron por el mecanismo Covax de las Naciones Unidas (1.944.000 de dosis), o la donación de 3,5 millones de dosis de Moderna que recibió Argentina de los Estados Unidos. Pero también las que el propio país comenzó a producir acá como el principio activo que para AstraZeneca que se elabora en mAbxience o las Sputnik V del laboratorio Richmond.

De esa manera, y a medida que el coronavirus sumaba variantes, también se comenzó a aplicar una tercera dosis. De acuerdo a las cifras del Ministerio, ya fueron aplicadas 2.300.773 dosis adicionales y 2.131.452 dosis de refuerzo.

El 27 de agosto se batió el record de aplicaciones, 462.165 dosis en un sólo día, un número impensado ese 29 de diciembre cuando el médico Traverso recibió ese primer pinchazo.

"Argentina tienen vacunas suficientes", dijo hoy Vizzotti sintetizando la situación del país para enfrentar esta tercera ola. (Télam)