La provincia de Santiago del Estero fue aceptada hoy como querellante en la causa que investiga el robo de casi 300 dosis de vacunas contra el coronavirus, según informaron desde la Fiscalía de Estado provincial.

"Formalmente nos hemos constituido como querellante particular y actor civil, lo cual nos permite comparecer o no, aportar datos a la investigación en todo lo que se refiere a lo penal, mientras que el de actor civil es para determinar una indemnización, resarcimiento, daños y perjuicios", dijo a Télam el director de Asuntos Penales de la Fiscalía de Estado, Marcelo Acuña.

"Buscamos que quede debidamente esclarecido tanto cómo se realizó y quienes participaron y si existe una organización", detalló el funcionario.

Acuña agregó que "se avanzó muchísimo en la investigación" que lleva adelante la fiscal del Ministerio Público Erika Leguizamón, quien en la jornada de hoy tomará indagatoria a los cuatro detenidos por el robo de vacunas. Y que el objetivo de la fiscalía es "determinar quiénes fueron (los que robaron), si existe una organización y saber exactamente qué pasó y todo los actores (del hecho delictivo)".

El robo de vacunas fue denunciado el sábado pasado por la jefa de Inmunizaciones de la provincia, Florencia Coronel, y ya fueron detenidos Dante Daniel Díaz (42), enfermero del área de Inmunización del Ministerio de Salud y su esposa, María Angélica Coronel, empleada del servicio de emergencias provincial.

Ambos tenían en su domicilio del barrio San Germés unas 300 vacunas contra el Covid-19 de las marcas Sputnik V, Sinopharm y Covishield, además de 734.500 pesos.

A esas detenciones se sumaron las de los enfermeros Fermín Ernesto Medina y Omar Edgardo Véliz en el Barrio el Vinalar y Huaico Hondo, donde también se encontraron rastros de vacunas antigripales de calendario ordinario y una caja vacía de Sputnik V.

En declaraciones publicadas hoy por el diario El Litoral, el delegado del Estado Mayor General del Ejército en Santiago del Estero, coronel Hugo Eduardo Peralta, afirmó que el robo fue "de película, porque estuvo muy bien pergeñado, muy bien urdido".

Peralta fue quien dio aviso del robo a la jefa de Inmunizaciones, Florencia Coronel.

"Nosotros venimos a hacer un control para ir viendo que estuviera todo en orden. Y todo venía en orden hasta el sábado, que detectamos un faltante a simple vista, sin tener que contar vacunas por vacunas, las cosas no estaban como habían quedado un par de días atrás, en especial las segundas dosis de Sputnik", dijo el militar.

"Eso llevó directamente a chequear las cámaras de seguridad, detectada la novedad, se informó a la doctora Coronel", expresó y agregó que "en las cámaras se ve al señor Díaz sustrayendo las vacunas, abriendo el ultrafreezer. Sin autorización, había sacado la llave del servicio de seguridad del Ministerio. Había urdido una maniobra para hacerle creer al guardia que tenía que guardar unas vacunas en el ultrafreezer".

(Télam)