El Senado de San Luis convirtió hoy en ley el Programa de Sensibilización y Concientización en Gestión Menstrual Sostenible y se convirtió en la segunda provincia en tener una legislación de este tipo que, entre otras cosas, contempla la promoción de artículos menstruales de bajo impacto para el medio ambiente.

De esta manera, la provincia se suma a Tucumán, primera en aprobar por ley una iniciativa de este tipo.

La directora Nacional de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D'Alessandro, viajó a San Luis para acompañar la sanción de la ley que consideró "un paso muy importante, para la provincia y para el país, ya que el debate se ha instalado en la agenda nacional".

"Desde el Estado estamos avanzando en un esquema integral y federal del tratamiento de la gestión menstrual", destacó la funcionaria.

El programa garantizará el acceso a la información, difusión y promoción de uso de productos de gestión menstrual que generen bajo impacto en el medioambiente, como es el caso de la copa menstrual y las toallas reutilizables.

También impulsará las condiciones para el acceso progresivo a estos elementos de higiene.

Para lograrlo se estableció la creación de una mesa interinstitucional compuesta por integrantes de ambas cámaras de la Legislatura y representantes de ministerios y universidades de la provincia que tendrán entre sus funciones relevar datos e información de la gestión menstrual, promover la realización de talleres, actividades en escuelas y campañas de información y sensibilización.

El proyecto fue presentado en la Cámara de Diputados por la legisladora Fernanda Spinuzza del Frente Unidad Justicialista, quien resaltó que "concientizar tiene que ver con dejar estos tabúes de que la menstruación es un tema de salud, pero vinculado a la enfermedad, y normalizarla como parte de una biología".

La ley "habla de personas menstruantes, porque somos conscientes de que no todas las mujeres menstrúan, por cuestiones de edad, las chicas trans tampoco lo hacen, pero los hombres trans sí", aclaró.

La legisladora apuntó que en abril del 2021, el Gobierno provincial lanzó este programa, que actualmente trabaja en forma escalonada por departamentos, y entre otras acciones facilita toallitas reutilizables y copas a niñas y adolescentes de 11 a 15 años.

"Sin embargo, como toda buena decisión política, es importante darle un marco legal, para garantizar su perdurabilidad", explicó la diputada, de allí la importancia de la sanción de la ley.

En tanto, D'Alessandro explicó que la menstruación "es un factor de desigualdad. Las barreras económicas al acceso de productos de gestión menstrual -sobre todo para quienes tienen menores recursos- tiene implicancias en la salud, la educación y el trabajo".

El año pasado se constituyó el Foro de Justicia Menstrual con la participación de funcionarias de toda la administración pública nacional y, al día de hoy son varias las iniciativas provinciales y municipales que apuntan a reducir el acceso desigual a los productos -con descuentos para la compra de insumos o la distribución gratuita- y a derribar el tabú en la sociedad. (Télam)