El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación, Roberto Salvarezza, dijo hoy que "Argentina tiene la capacidad para fabricar" la Sputnik V contra el coronavirus, cuyo país productor, Rusia, anticipó, apenas un día después de que la revista científica The Lancet avalara sus resultados de alta eficacia y seguridad, que quiere aumentar la producción de esa vacuna contra el coronavirus en el extranjero.

"Argentina tiene la capacidad para fabricar la vacuna rusa. La prueba está en la fabricación en Garín de la vacuna de Oxford-AstraZeneca", afirmó el ministro sobre la producción local de ese desarrollo en el laboratorio mAbxience, del Grupo Insud, en esa localidad bonaerense.

Salvarezza detalló que "ya se produjeron 12 millones de dosis" de la vacuna de Oxford "que fueron enviadas a México para su envasado" y que luego serán distribuidas en América Latina.

"Se cuenta sobradamente con los recursos humanos en cuanto a la calidad científica", insistió el ministro en declaraciones a radio El Destape.

Salvarezza precisó que Argentina "hoy tiene contratos por 60 millones de vacunas" contra la Covid-19 y destacó que el Gobierno "está activo tratando de conseguir más dosis por las demoras de los laboratorios" en entregar las ya comprometidas.

"Financiamos -precisó- dos proyectos de vacuna local, que están en fase preclínica. Ahora, el ministerio está trabajando para conseguir un laboratorio local para asociarse para producirla".

Para el funcionario, el nuevo coronavirus puede convertirse en "un asiduo visitante todos los años", con variantes distintas, por lo que, señaló, "la producción local de la vacuna sería una solución".

Las declaraciones de Salvarezza están en línea con las expresadas ayer por Kirill Dmitriev, director general del Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), quien, en conferencia de prensa para medios argentinos, afirmó que "Argentina puede producir la vacuna Sputnik V" contra el coronavirus y agregó que "vamos a prever la producción" en el país al incluir "contratos con algunos productores".

En tanto, horas antes, el gobierno de Vladimir Putin señaló que, "en un futuro muy cercano, queremos empezar a producir en otros países para responder a la demanda creciente de más y más países", según dijo el vocero del Kremlin, citado por la agencia de noticias AFP.

El fármaco producido por el Centro Gamaleya ya fue homologado en 15 países, entre ellos antiguas repúblicas soviéticas, aliados políticos del Kremlin como Venezuela o Irán y países como Argentina y México.

Rusia busca concretar acuerdos de cooperación para que otros países produzcan su vacuna que, por ahora, se fabrica en países como Brasil, India, Corea del Sur y Kazajistán.

A la par de ello, inició el procedimiento para homologar la vacuna ante la Agencia Europea de Medicamentos (EMA).

Ayer, el Fondo Ruso de Inversión Directa (RDIF), que financia el desarrollo de la Sputnik V, destacó que la ampliación de la producción de la vacuna se conseguirá con la capacidad de fábricas locales en Brasil, India, Corea del Sur y Argelia.

Y además, hay un entendimiento para hacer lo mismo en Irán y Turquía, se avanza con China y se discute con Alemania.

En otro orden, Salvarezza se refirió también a la publicación ayer en la prestigiosa revista científica The Lancet de los datos de la vacuna Sputnik V, que arrojaron una eficacia de 91,6% en la prevención de la Covid-19 y demostraron que es segura y que la respuesta en los mayores de 60 años es similar a la del resto de la población.

"Hoy leí los diarios de mayor tirada del país, que han hecho una campaña despiadada contra la vacuna. Dicen argumentos como 'El problema no era la vacuna, fue el Gobierno'. La verdad es que es mentira. Se pasaron todos estos meses haciendo circular a dirigentes de la oposición cuyas opiniones eran 'vamos a ser conejillos de indias', 'nos va a envenenar' o 'no me aplico la vacuna porque viene de un país poco transparente'", criticó Salvarezza.

En ese sentido, sostuvo que "es mentira que no hubo datos. En septiembre Sputnik publicó sus datos de fase 1 y 2 también en The Lancet. En noviembre el Instituto Gamaleya (desarrollador de la Sputnik V) también abrió los datos de fase 3 y anunció que tenía el 92% de eficacia y era 100% segura".

"Lo que aparece (ayer) en The Lancet son los mismos datos que tenía ANMAT y por eso aprobó la vacuna", dijo el ministro y concluyó: "La verdad que dan pena". (Télam)