La provincia de Salta registró en 2018 una tasa de mortalidad infantil del 9,6 por cada 1.000 niños nacidos, mientras que la mortalidad materna fue de 1,5 por cada 10.000 nacimientos, por lo que el gobernador Juan Manuel Urtubey aseguró hoy que se trata de "los indicadores más bajos de la historia".

"A pesar de la crisis en el contexto nacional, la provincia cerró el año con los indicadores sanitarios más bajos en la historia", afirmó Urtubey durante una visita al hospital General Mosconi, en la que estuvo acompañado por el ministro de Salud, Roque Mascarello.

Luego de la recorrida, el gerente del hospital, Claudio Benavídez, comentó a los funcionarios que el año pasado el área de Atención Primaria de la Salud de ese establecimiento había logrado "una mortalidad materna cero y cuatro muertes infantiles por malformaciones congénitas y partos prematuros".

“Sé que es un área muy extensa y amplia, pero esto va más allá de una decisión política. Esto se resuelve con el compromiso y el trabajo de ustedes, por eso mis felicitaciones”, dijo Urtubey.

El gobernador destacó también que la provincia traslada un promedio de 500 pacientes por año en vuelos sanitarios, "lo que permite salvar la vida de muchos salteños que requieren de otra complejidad o asistencia".

Además, "el 78 de los nacimientos de la provincia se produjo en los servicios públicos de salud", subrayó Urtubey. (Télam)