Rusia registró una temperatura media récord en 2020 y un retroceso histórico del casquete polar y la banquisa (hielo flotante) durante el verano boreal, según un informe que difundió hoy el instituto meteorológico Rosguidromet.

La temperatura media anual fue el año pasado de 3,22ºC superior a la media del período de referencia (1961-1990), y 1ºC superior al récord precedente de 2007, indicó el instituto, al cual señaló como un año "extremadamente cálido tanto en nuestro país como en todo el planeta".

El documento también afirmó que "el índice de calentamiento en Rusia es más elevado que la media del mundo", indicó la agencia AFP

Rosguidromet estimó que desde 1976 la temperatura media en el país aumentó en 0,51°C por década.

También advirtió sobre "una tendencia estable hacia una reducción del hielo que recubre el Ártico", con lo que la ruta marítima del norte "estaba casi totalmente libre de hielo" a finales del pasado verano boreal, hasta situarse en su nivel "más bajo" histórico.

En comparación con los años 80, la superficie de hielo es de "5 a 7 veces menor", afirmó la agencia, y "en 2020 la capa de hielo en septiembre alcanzó un mínimo histórico, con una superficie 26.000 km2".

De acuerdo al Servicio Europeo de Cambio Climático Copérnico, 2020 fue, a la par con 2016, el año más caluroso a nivel mundial.

Finalmente, el informe indica que "la capa de permafrost (capa de suelo permanentemente congelado) derretida cada temporada es cada vez mayor".

El martes, la agencia meteorológica predijo temperaturas primaverales superiores a la media en la mayor parte del país y un clima seco en Siberia, lo que hace temer por los incendios forestales, vinculando este fenómeno al cambio climático.

Rusia registró temperaturas récords en los últimos años y lo más excepcional ocurrió en junio de 2020, cuando en Verjoianskse, más allá del Círculo Polar Ártico, hubo temperaturas de 38ºC, el nivel más alto desde el comienzo de las mediciones, a fines del siglo XIX.

Para numerosos científicos, Siberia es, junto con el Ártico, una de las regiones del planeta más expuestas al cambio climático.

Esto lleva casi inevitablemente a un aumento de las catástrofes naturales: incendios, propagación de especies invasoras e inclusive inundaciones.

El derretimiento del permafrost puede provocar grandes riesgos ya que este suelo congelado en forma permanente contiene grandes volúmenes de CO2 (dióxido de carbono) y metano, por excelencia gases de efecto invernadero que podrían liberarse si hubiera un deshielo a gran escala y, por lo tanto, agravar el calentamiento global.

Por ahora, este deshielo provoca sobre todo derrumbes y hundimientos de suelos, lo que amenaza a infraestructuras urbanas y económicas.

El derretimiento del hielo provoca que esta ruta sea más navegable, dando lugar a nuevas perspectivas comerciales en el Extremo Norte, al conectar Asia y Europa.

Además de la pesca, empresas rusas explotan grandes yacimientos de petróleo y gas, carbón y minerales preciosos en esa región. (Télam)