La provincia de Río Negro presentó una disminución de casos positivos de coronavirus durante las primeras semanas de febrero, según confirmó hoy la secretaria de Políticas Públicas de Salud provincial, Mercedes Ibero.

“Estamos en un momento de baja en la curva de contagios", aseguró la funcionaria al dar el parte sanitario que señala que la provincia suma 2.577 contagios mientras unas 46.743 personas ya fueron curadas.

El descenso "se debe a la época del año ya que estamos más al aire libre, ventilamos los ambientes y también porque nos vamos dando cuenta que la mejor vacuna que tenemos es el distanciamiento", aseveró Ibero.

Desde que empezó la pandemia hasta la fecha, "Río Negro tuvo dos picos altos de contagio: uno muy alto en las últimas semanas de octubre, luego del día del Estudiante; luego bajó y volvió a subir después de las fiestas, donde se juntó un fin de semana largo, el eclipse, las despedidas de año, la navidad y año nuevo, por eso las primeras semanas de enero tuvimos alta cantidad de casos", explicó.

"En la semana que estamos cursando, se nota que bajaron los casos positivos diarios”, afirmó Ibero y agregó que según datos sanitarios, la tasa de duplicación de casos en Río Negro es de 174 días, al precisar que “llegó a ser de 38 días y hubo ciudades donde fue de 7 días”.

En tanto, la funcionaria destacó que se registró “una recuperación favorable de los pacientes del 92,4% y el índice de letalidad es del 2,2%, cuando en el país es del 2,6%”.

Asimismo, informó que "hay un 90% de pacientes que cursó con síntomas muy leves" pero aclaró que esto "no quiere decir que sea una gripe más, porque el 10% restante no la pasó bien y tuvimos muchos fallecidos”.

Con respecto a la cantidad de trabajadores de la salud vacunados detalló que se recibieron 6.000 dosis del primer componente y se aplicaron 6.147 “porque se pudieron sacar hasta seis dosis de esos frascos”, mientras que del segundo componente se recibieron 4.500 dosis y se aplicaron 4.255.

“Hubo gente que no quiso vacunarse, o estaban de licencia, entonces antes de desechar las dosis, se aprovechó y se vacunó a otros grupos, como personal de seguridad o docente y mayores de 60 años”, precisó Ibero. (Télam)