El gobierno rionegrino impulsa el Sistema de Compensación por la Emisión de Gases Efecto Invernadero (GEI), iniciativa ambiental para que los grandes emisores de gases compensen por el daño que generan al ambiente.

Según fuentes provinciales, el proyecto que fue presentado por la gobernadora Arabela Carreras, junto a otras leyes que buscan hacerle frente a los efectos del cambio climático en la provincia, incluyen "acciones que promuevan la forestación con especies nativas”.

De esta manera, el GEI dispone que los grandes emisores de gases deberán “compensar en especie su huella de carbono y el menoscabo ocasionado al ambiente”, explicaron voceros del gobierno local.

Se trata de un sistema independiente a cualquier tributo que corresponda abonar en virtud de las actuales normas vigentes.

El proyecto apunta a tres sectores puntuales como grandes emisores: el energético; el agrícola-ganadero y los residuos sólidos urbanos.

Los datos surgen del Primer Inventario de Gases de Efecto Invernadero que se realizó en 2019, a través de la Fundación Bariloche, a solicitud de la Secretaría de Ambiente y Cambio Climático de la provincia.

En el estudio se observa que el 67,2% del total de dióxido de carbono emitido proviene del sector energético; mientras que un 21% proviene de la agricultura, ganadería y uso de la tierra y un 11,2% de los residuos sólidos urbanos.

“Por esta razón, se determinan como prioritarias las acciones en estas tres áreas, lo que implicaría asumir medidas sobre el 99,4 % del total de emisiones de la provincia”, precisaron las fuentes.

Finalmente, indicaron: “Entre otras cosas, se busca remediar el menoscabo ambiental que generan los grandes emisores, además de fomentar la reforestación de especies nativas en la provincia”. (Télam)