Las dos vacunas del laboratorio chino Sinopharma (desarrolladas con cepas de Beijing y Wuhan) tienen una eficacia contra los casos sintomáticos de Covid-19 del 72,8% y 78,1% respectivamente, según los resultados preliminares de un estudio de Fase 3 publicado hoy en la Revista de la Asociación Médica Estadounidense (JAMA).

Del estudio, que se realizó en Emiratos Árabes Unidos y Bahrein, participaron 40.411 voluntarios que fueron asignados al azar: 13.470 al grupo de la vacuna con la cepa de Wuhan; 13.470 al grupo de la vacuna con la cepa de Beijing y 13.471 al grupo de referencia o "alumbre".

Los investigadores señalaron que "entre los 142 casos de Covid-19 sintomático en el período de seguimiento, 26 estaban en el grupo WIV04 (cepa Wuhan), 21 estaban en el grupo HB02 (cepa Beijing) y 95 estaban en el grupo de alumbre.

"Esto resultó en una eficacia de la vacuna, en comparación con el grupo de solo alumbre, del 72,8% para el grupo WIV04 y 78,1% para el grupo HB02", indicaron.

En relación a los casos de Covid-19 grave, durante el estudio se identificaron sólo dos casos pertenecientes al grupo de alumbre, por lo que las vacunas tendrían una "eficacia del 100% en los grupos de vacuna contra Covid-19 grave".

"Sin embargo, estos resultados deben interpretarse con precaución dado el pequeño número de casos graves incidentes", indicaron y añadieron que "no se produjeron eventos de mortalidad durante el seguimiento".

En relación a las reacciones adversas, "dentro de los 7 días posteriores a cada inyección, el total de reacciones adversas fue informado por 5.957 participantes (44,2%) en el grupo WIV04, 5.623 (41,7%) en el grupo HB02 y 6.250 (46,5%) en el grupo solo alumbre".

La reacción adversa más común en todos los casos fue el dolor en el lugar de la inyección, seguido de dolor de cabeza.

La mayoría de las reacciones adversas fueron de gravedad leve (grado 1 o 2) y fueron transitorias y autolimitadas, sin necesidad de tratamiento especial.

Las dos vacunas de Sinopharma son del tipo "inactivada" ya que contienen una versión del virus alterada genéticamente, lo que le impide reproducirse y desarrollar la enfermedad pero genera una respuesta inmune en el organismo.

Es un tipo de vacuna tradicional como la que se utiliza contra la Polio (Salk), la Hepatitis A o la rabia. (Télam)