Equipos de rescate retiraban hoy los vagones del tren que ayer impactó con un vehículo en mantenimiento en el medio de las vías y causó la muerte de al menos 50 personas, en la peor catástrofe ferroviaria en décadas en Taiwán, donde las banderas ondeaban hoy a media asta en señal de duelo.

Los funcionarios dijeron que la devastadora colisión fue provocada por un vehículo de mantenimiento que se habría deslizado por un terraplén hasta las vías impactando con el tren en el que viajaban 500 personas, justo cuando entró en un estrecho túnel cerca de la ciudad costera de Hualien, en el este.

"Se sospecha que [el conductor] no tiró lo bastante del freno de mano por lo que el vehículo se deslizó 20 metros [...] hasta las vías del tren", declaró el vicedirector de la Autoridad Ferroviaria de Taiwán, Feng Hui-sheng.

El conductor del vehículo fue liberado bajo fianza después de haber sido interrogado por los fiscales, pero se le prohíbe salir de Taiwán en espera de una investigación adicional.

Los socorristas describieron una escena espantosa cuando ingresaron al túnel y encontraron la parte delantera del tren pulverizada en una malla retorcida de metal.

"El vagón número ocho fue el que más daños sufrió y más muertos", dijo a la prensa el socorrista Chang Zi-chen, refiriéndose al vagón de la parte delantera y agregó que "la mitad del vagón estaba abierto y los cuerpos estaban apilados", por lo que los rescatistas pasaron horas retirando víctimas y sobrevivientes.

Como consecuencia del accidente, el Ministerio del Interior ordenó que todas las banderas se bajaran a media asta durante tres días, mientras que la presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, visitaba a los heridos en los hospitales de Hualien, consignó la agencia AFP.

El accidente se produjo ayer a las 9.30 (01H30 GMT), al comienzo de una festividad anual de cuatro días que llena autopistas y ferrocarriles, ya que muchos taiwaneses regresan a las aldeas para limpiar las tumbas y hacer ofrendas a sus antepasados.

El tren se dirigía desde Taipéi a la ciudad de Taitung, en el sureste de la isla.

Más de 175 pasajeros fueron llevados al hospital y entre los fallecidos hay un ciudadano francés, en tanto dos japoneses y un residente de Macao resultaron heridos.

La línea ferroviaria del este de Taiwán suele ser un atractivo turístico porque recorre su espléndida y menos poblada costa oriental. A través de múltiples túneles y puentes serpentea las montañas y las espectaculares gargantas antes de descender por el valle de Huadong.

El accidente que se produjo ayer es una de las peores catástrofes ferroviarias en Taiwán, y el último gran descarrilamiento remonta a 2018, cuando murieron 18 personas en el extremo sur de la misma línea.

El diario Apple Daily informó que el peor accidente de la isla fue en 1948 y dejó 64 muertos. (Télam)