La Justicia bonaerense restituyó a un adolescente a su madre biológica luego de 13 años debido a que la mujer pudo rehacer su vida tras ser víctima de violencia de género por parte de su expareja lo que la obligó a dar a su hijo en adopción.

La decisión la adoptó el titular del Juzgado de Familia N° 9 de Lomas de Zamora, Esteban Félix García Martínez, quien dedicó un apartado especial para el joven en su fallo: "Quiero que sepas que, entre los hermosos acontecimientos que se viven en esta profesión, seguramente está la de haberte conocido…No concibo una mejor inversión de los recursos del Estado, sino puestos a tu disposición, para tu bienestar y tu progreso".

García Martínez trabajó en conjunto con el Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia, a través del Servicio Zonal y el municipio de Almirante Brown.

El magistrado tomó la resolución al verificar que la situación afectiva, emocional, social y vincular de la mujer cambió radicalmente, según informó el Organismo Provincial para la Niñez.

Además, el juez pidió sanciones para los padres adoptivos quienes devolvieron al niño en medio de un proceso que fue extenso y muy duro.

En un comunicado, el organismo bonaerense consignó que el caso del adolescente, identificado como G., "es el de tantos otros niños y niñas que pasan por el Sistema de Promoción y Protección de Derechos: un padre violento, una madre maltratada junto a sus hijos, y que por omisión o temor, no pudo defender sus derechos y perdió la tenencia".

Luego de cuatro años, en 2014, G. fue declarado en estado de adoptabilidad y tras otros cuatro años de vinculación y guarda con fines adoptivos con una pareja que comenzó a frecuentarlo en el Hogar Convivencial donde vivía, el niño fue adoptado formalmente por éstos en julio 2018.

Sin embargo, apenas seis meses después, decidieron que no podían continuar cuidando al niño, re victimizando a G. con un nuevo abandono.

Al conocer esta situación, se presentó su madre biológica, quien todo el tiempo mantuvo su intención de retomar su vínculo con G. y esta vez manifestó que "no obstante los hechos lamentables ocurridos en el pasado, pudo rehacer su vida, y conformó una nueva familia junto a su actual pareja, con quien convive desde hace nueve años y con el que tiene otros tres hijos".

Además solicitó hacerse cargo de la crianza de G., "dándole finalmente la familia que no pudo tener y que se le otorgue una nueva oportunidad para poder criarlo y brindarle toda la contención y afecto que en el pasado no pudo brindarle".

Como consecuencia de la nueva situación, el Servicio Zonal de Promoción y Protección de los Derechos del Niño mantuvo entrevistas con la mamá biológica e inició un proceso de revinculación con ella y G. donde ambos se mostraron contentos y afectuosos y además se trabajó en la vinculación con sus hermanos a quienes el adolescente no conocía.

En el fallo, el magistrado le concedió a la mamá la guarda y dispuso "el egreso definitivo de G. del Hogar" y ordenó "medidas de acompañamiento familiar a fin de asistir, proteger y resguardar los derechos de G". (Télam)