Una persona contrajo gripe aviar en el sudoeste del Reino Unido, informó hoy la agencia de seguridad sanitaria británica, que destacó que el riesgo para los seres humanos sigue siendo "muy bajo" pese a una importante epidemia entre las aves de corral.

El Reino Unido se enfrenta desde noviembre a un brote de gripe aviar sin precedentes por el que cientos de miles de aves ya fueron sacrificadas debido a esta enfermedad viral propagada por aves migratorias procedentes de Rusia y Europa del este.

"La persona se contagió como resultado de un contacto muy estrecho y regular con un gran número de aves infectadas, en su casa y los alrededores durante un largo periodo de tiempo", informó el organismo en un comunicado.

El paciente "se encuentra bien actualmente y permanece aislado", precisó la agencia AFP.

"Se han rastreado todos los contactos del individuo, incluidos quienes visitaron el lugar, y no hay pruebas de que la infección se haya propagado a nadie más", agregó.

La transmisión de la gripe aviar de las aves a los seres humanos es "muy inusual", subrayó el comunicado.

Click to enlarge
A fallback.

"Aunque el riesgo de la gripe aviar para el público en general es muy bajo, sabemos que algunas cepas tienen el potencial de propagarse a los seres humanos y por eso tenemos sistemas eficaces para detectarlas a tiempo y tomar medidas", explicó la profesora Isabel Oliver, directora científica de la agencia de seguridad sanitaria.

"Actualmente no hay pruebas de que esta cepa detectada en el Reino Unido pueda propagarse de una persona a otra, pero sabemos que los virus evolucionan todo el tiempo y seguimos vigilando la situación de cerca", añadió. (Télam)