El Centro de Conservación de Vida Silvestre (CCVS) de San Luis recuperó durante el 2020 más de 500 animales, entre ellos zorros, tortugas, águilas, cóndores, lagartos, pumas y aves, muchas de ellas en peligro de extinción.

Según destacaron los integrantes del CCVS, este año hubo un incremento con respecto a los anteriores y dijeron que a pesar de la pandemia se continuó trabajando en la rehabilitación y reinserción en su hábitat de estos animales, que muchas veces son víctimas del tráfico ilegal y el mascotismo.

Uno de los motivos del aumento se debió a que las personas permanecían en sus hogares y denunciaba a vecinos que poseían animales silvestres, en su mayoría aves.

El ingreso más destacado del año es el cóndor andino llamado “Quilletequiam”: el ave había sido rescatada en el año 2011 y presentaba heridas que le impidieron volver a volar.

Luego de ser parte de un proyecto de conservación para su especie que se lleva adelante en Rio Negro, volvió a San Luis, su provincia natal, para residir en el CCVS.

Por otro lado, recordaron que poseer animales silvestres está penado por la ley y que además de labrarse un acta de infracción, se aplica una sanción económica.

(Télam)