La recuperación tras la pandemia, impulsada por combustibles fósiles, tendrá como consecuencias el agravamiento de la inseguridad alimentaria y la crisis climática y sanitaria, que amenazan a millones de personas, según el informe The Lancet Countdown, publicado por la revista médica The Lancet.

Este informe publicado el jueves, es el mayor estudio anual de los impactos del cambio climático en la salud, señaló la agencia de noticias AFP.

Según el estudio, hasta 19% de la masa terrestre fue afectada por sequías extremas en 2020 y el cambio climático amenaza la seguridad alimentaria, que ya afecta a más de 2.000 millones de personas.

Además, las poblaciones de 134 países están en mayor peligro de incendios forestales que en cualquier otro momento de la historia, y millones de agricultores y trabajadores de construcción pierden ingresos por el creciente número de días de calor extremo.

El cambio climático también crea condiciones más propicias para enfermedades infecciosas como el dengue, el zika, la cólera y la malaria que hace algunas décadas, agrega el estudio.

"El cambio climático está aquí y ya estamos viendo cómo daña la salud humana en todo el mundo", recalcó Anthony Costello, director ejecutivo de Lancet Countdown.

Click to enlarge
A fallback.

"Al continuar la crisis de la Covid-19, cada país enfrenta también algún aspecto de la crisis climática", agregó.

El informe señaló que las interrupciones en el ciclo del agua, debido al calentamiento global, acortan el tiempo en que las plantas alcanzan la madurez, lo que resulta en cosechas menores y una mayor presión sobre la producción alimentaria.

La productividad del maíz cayó 6% comparada con los niveles de 1981-2010, mientras que la del trigo bajó 3% y la del arroz 1,8%.

Los alimentos marinos, de los que dependen 3.300 millones de personas, enfrentan una "creciente amenaza" por el aumento en la temperatura marítima de casi 70% comparada con la de hace 15 años.

El informe advirtió también que casi tres cuartas partes de los países evaluados reconocieron no poder hacerle frente a una estrategia nacional de salud combinada con una estrategia climática.

"Este año hemos visto a gente que sufre intensas olas de calor, inundaciones mortales e incendios forestales", dijo Maria Romanello, principal autora del estudio.

"Estas son advertencias serias de que por cada día que aplacemos nuestra respuesta al cambio climático, la situación será más crítica", agregó. (Télam)