El gobernador Gerardo Morales participó hoy de la celebración por el 428 aniversario de la fundación de San Salvador de Jujuy, con un acto que se llevó a cabo en la plaza Francisco de Argañaras y con la presencia de delegaciones escolares y de agrupaciones gauchas.

Al pie del monumento a Argañaras se colocaron ofrendas florales y se dio lectura al acta fundacional de la ciudad capital a cargo del Colegio de Escribanos de Jujuy.

En su alocución, el intendente capitalino Raúl Jorge, recordó que la ciudad -conocida como la Tacita de Plata- “tuvo que ser fundada en tres oportunidades con una gran resistencia de los pueblos originarios que hacían de esta parte de la ciudad tan rica en recursos minerales, una situación de posesión muy fuerte”.

Más adelante, habló de “tiempos difíciles y duros que vaya si lo conoce este pueblo, pero ahora en plena pandemia tenemos que redoblar los esfuerzos, trabajar todos de la mano para lograr vencer las circunstancias que nos toca vivir”.

La primera fundación de la ciudad capital de Jujuy fue en el barrio Ciudad de Nieva y llevó ese nombre, desde el 20 agosto de 1561; años después, en 1575, Pedro Ortiz de Zárate fundó San Francisco de Álava, en lo que hoy se conoce como el barrio Punta Diamante.

La última fue el 19 de abril de 1593 en el lugar donde hoy se ubica la plaza Belgrano, frente a Casa de Gobierno.

Allí, el capitán de Francisco de Argañaras y Murguía dejó establecida la fundación de San Salvador de Velazco en el valle de Jujuy, donde quedó definitivamente asentada.

Anoche se cumplió la Serenata a la ciudad, con la participación de músicos locales, en el centro cultural Manuel Belgrano, que tuvo una capacidad limitada por protocolo.

Los festejos por el nuevo aniversario de la ciudad solo se limitaron al acto protocolar, sin el tradicional desfile cívico, militar y gaucho debido a la pandemia del coronavirus. (Télam)