El Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense recomendó que debe haber un mensaje claro de "cero alcohol durante el embarazo y la lactancia" para evitar daños a la persona en gestación, según un informe difundido hoy.

"Las estadísticas internacionales muestran que alrededor del 10% de las mujeres que consumen alcohol durante el embarazo dan a luz a un hijo/a con Síndrome Alcohólico" Fetal (SAF), destacó hoy el el organismo a cargo del defensor del Pueblo adjunto bonaerense, Walter Martello, en un comunicado en el que difundió un informe sobre la problemática.

En la Argentina, el síndrome "tiene una prevalencia estimada de 19,2 casos por cada 10.000 nacidos vivos, por encima del promedio mundial (14,6 casos)", desató el informe.

El SAF es una afección del niño derivado de la exposición al alcohol durante el embarazo de la madre, que se manifiesta con malformaciones faciales características, problemas de crecimiento y daño cerebral, informó el organismo.

Según el informe el consumo de alcohol comienza a edad temprana, habiéndose casi igualado los patrones de consumo entre hombres y mujeres.

Entre "el 45-50 % de los embarazos no son planificados (porcentaje es aún mayor entre adolescentes) y entre un 15-25 % de las mujeres tienen consumos episódicos excesivos o binge drinking", por lo que "se puede entonces inferir que un porcentaje significativo de mujeres gestantes expondrán al feto a cantidades significativas y peligrosas de alcohol antes de reconocer su estado de embarazo", alertó.

"Es una verdadera conducta de riesgo con consecuencias que pueden ser terribles y no reversibles para el bebé”, remarcó el titular del organismo.

Sobre este punto, el funcionario agregó: "Nos propusimos visibilizar esta problemática en distintos ámbitos y realizar propuestas que sirvan para la elaboración de políticas públicas. El mensaje debe ser claro: cero alcohol durante el embarazo y la lactancia”.

En este sentido, desde el Observatorio de Adicciones y Consumos Problemáticos de la Defensoría del Pueblo bonaerense, sostienen que "no existe evidencia científica suficiente para definir ningún umbral de consumo seguro de alcohol durante el embarazo", de tal modo que "la abstinencia es la opción más prudente para una mujer que está o podría quedar embarazada".

En tanto, recomiendan "realizar campañas de información y concientización sobre los efectos perjudiciales de la exposición prenatal al alcohol en el feto en desarrollo y las posibilidades de desarrollar trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF).

Asimismo, proponen "desarrollar un protocolo de detección de problemas con el consumo de alcohol antes y durante el embarazo es una estrategia que se puede implementar ampliamente" y capacitar al personal sanitario de los centros de salud para encontrar posibles casos de TEAF y de mujeres embarazadas con consumo problemático de alcohol.

Sobre este punto, el organismo agregó que la propuesta destaca la necesidad de modificar y actualizar la legislación vigente y las regulaciones sobre publicidad de bebidas alcohólicas en medios de comunicación y destinar un porcentaje de la misma a un mensaje de prevención alertando a las mujeres sobre los peligros del consumo de alcohol durante el embarazo y la posibilidad que esta conducta genere casos de niños/as afectados con TEAF.

Por ultimo, "exhortar e involucrar activamente a la industria de las bebidas alcohólicas para que asuman una actitud responsable respecto a la publicidad de sus productos". (Télam)