El reclamo de la generación de "aulas seguras" y la incertidumbre predominaron esta mañana en el ánimo de las familias de la Ciudad de Buenos Aires que no enviaron a sus hijos a los colegios y de los docentes o establecimientos educativos que optaron por mantener las clases virtuales o acatar el paro dispuesto por los gremios docentes.

Los estados de ánimo y la incertidumbre impregnaban los grupos de Whatsapp de los padres que intercambiaban información y modelos de cartas para justificar las inasistencias a las clases presenciales.

Lo cierto es que las escuelas de la Ciudad de Buenos presentaban esta mañana realidades muy diversas frente al fallo que habilitó el dictado de clases presenciales en contradicción con lo dispuesto por el decreto presidencial, una controvertida medida judicial que se cumplió en muy pocos establecimientos educativos porque en algunos se mantuvo la modalidad de cursado virtual mientras que otros acataron el paro docente dispuesto en protesta.

En una escuela del Distrito Escolar (DE) 14 de La Paternal, las clases durante la jornada de hoy fueron virtuales, pero las y los docentes no informaron aún sobre qué ocurrirá mañana.

Consideraron que "los protocolos resultan insuficientes para la situación actual" de la pandemia y que cada "docente aislado no tiene suplente".

"Lo que estábamos evaluando con el grupo de madres y padres, frente a la incertidumbre, es intercambiar opiniones entre nosotros y fijar una posición acerca de los riesgos que evaluamos en el aula y escuela en general", indicó Sofía, mamá de una alumna de 5 grado de este colegio.

En otra escuela del mismo distrito hoy no hubo clases bajo ninguna modalidad por adhesión de las y los docentes al paro convocado por UTE-Ctera.

"La directora me respondió un mail diciendo que mañana se retoma la presencialidad", dijo Laura, mamá de una alumna de segundo y otra de sexto grado.

En la escuela Tomada de la Quintana de Escalada, conocida en Villa Crespo como La Tomasa, de la avenida Corrientes al 5300, esta mañana hubo actividad en el Jardín de Infantes, pero no se dictaron clases en la escolaridad primaria.

En la puerta del establecimiento un cartel hecho a mano informaba a la comunidad en general que los docentes se mantienen es "estado de alerta" ante "la falta de entrega de dispositivos y conectividad para la continuidad pedagógica a distancia".

También consideraron que "los protocolos resultan insuficientes para la situación actual" de la pandemia y que cada "docente aislado no tiene suplente".

En la escuela de Olaya al 1500, Delfín Jijena, hoy no se dictaron clases y las ventanas de las aulas que dan a la calle permanecían abiertas exponiendo sus aulas vacías.

"Queremos escuelas seguras", exigían los docentes a través de carteles expuestos a la entrada del colegio, y agregaron que de los 48 maestros que allí trabajan, sólo 12 personas recibieron la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus.

Por otro lado, la madre de un nene de 10 años que cursa el quinto grado en una escuela pública de Palermo aseguró a Télam que su hijo no concurrió hoy al establecimiento porque "están dadas las condiciones para decidir la 'no presencialidad' en las escuelas" y agregó que mientras "el Gobierno nacional ya adoptó esa decisión, lamentablemente el gobierno de la Ciudad se niega a cumplirla irresponsablemente, metiendo a los chicos en una disputa de tipo partidario".

"Las condiciones sanitarias en el país y particularmente en el distrito en donde vivimos son gravísimas, incluso peores que la primera ola por la cantidad de infectados y por la presencia de las distintas variantes del virus", argumentó.

Las direcciones de algunos establecimientos comunicaron vía mail a toda su comunidad educativa que hoy se mantendrían las clases virtuales, tal es el caso del colegio privado Pestolazzi y el público Instituto de Educación Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández.

Ayer, los centros de estudiantes de cinco establecimientos secundarios y terciarios rechazaron a través de un comunicado "el fallo operado por Larreta" y reafirmaron su "deseo de estar en las aulas de forma segura y cuidada, cuando el contexto lo permita".

"Rechazamos profundamente esta situación, que no solo expone nuestra salud sino que también se basa en una clara mentira: nunca fuimos prioridad", agregó el comunicado firmado por referentes del colegio Mariano Acosta, Profesorado Normal 1, Escuela Julio Cortázar, escuela de Teatro Nini Marshall y el Instituto de Educación Superior en Lenguas Vivas Juan Ramón Fernández.

"La situación es de incertidumbre y enojo. El hecho de tener que estar toda la comunidad educativa viendo una conferencia de prensa a las doce de la noche para saber cómo vamos a organizar la semana habla de una situación muy crítica a la que no estamos acostumbrados", dijo a Télam Mora Torras (17) estudiante del quinto año del Mariano Acosta.

La adolescente explicó que la dirección del Colegio decidió que hoy no habría clases (ni presenciales ni virtuales), porque no daban abasto y era improvisado", y es incierto lo que ocurrirá mañana.

En su caso personal, concurrir al colegio le insume 40 minutos de viaje que no siempre puede "hacer en auto o transporte escolar", y tiene que optar por el colectivo "que más allá de los controles, no me tranquiliza", dijo.

"Exigimos la organización de clases virtuales regulares para quienes no vamos a enviar a nuestros hijxs a la escuela. Y de no cumplirse con esta pauta, hacemos responsable al Ejecutivo de la Ciudad por la falta de escolarización de nuestrxs hijxs".

"La idea de contradecir a todo el resto del país e ir a clases con tantos casos en la Ciudad, es una situación que me asusta", agregó.

En su escuela ya varias veces debieron aislarse "y funciona solo una de las tres burbujas que tendría que haber, o a veces ninguna, y la escuela queda vacía. A veces tengo tres horas libres porque hay docentes aislados o tengo que ir solamente por 40 minutos de educación física".

Luana Pereyra (16), alumna de cuarto año de la Escuela Julio Cortázar e integrante del centro de estudiantes, aseguró que en su colegio "entre docentes, familiares, estudiantes y personal no docente se decidió respetar el DNU de Nación" por lo cual "nosotres vamos a seguir con las dos semanas virtuales".

"Estamos hablando de una presencialidad que aísla aún más porque es una presencialidad que nunca existió, y que Larreta venga a decir que somos prioridad pero no baje insumos ni recursos para mantener abiertas las escuelas da mucho fastidio y bronca", dijo.

En su curso hubo tres casos positivos de Covid-19 entre los estudiantes y "desde que arrancamos cada semana nos enteramos de que alguna burbuja está aislada", llegando al punto de que "el turno tarde se tuvo que levantar completo por tres días porque no había preceptor y vicerrector", dijo.

Por otro lado, varios modelos de cartas circularon esta mañana entre las familias para justificar la ausencia de sus hijos en aquellos colegios en que hoy se retomó la presencialidad.

"Mis hijos no asistirán a clases mientras rija el DNU del Ejecutivo Nacional, en virtud de la segunda ola de la pandemia del coronavirus que lleva un saldo de casi 60 mil muertos. Exigimos la organización de clases virtuales regulares para quienes no vamos a enviar a nuestros hijxs a la escuela. Y de no cumplirse con esta pauta, hacemos responsable al Ejecutivo de la Ciudad por la falta de escolarización de nuestrxs hijxs", dice uno de esos modelos. (Télam)