La comunidad educativa de la Escuela Normal Superior (E.N.S. n°2) Mariano Acosta, del barrio porteño de Balvanera, realizará mañana un abrazo simbólico al establecimiento en reclamo de seguridad, tras sufrir el robo de al menos 12 computadoras y 32 netbooks el pasado domingo.

El hecho ocurrió durante la tarde mientras en la planta baja del inmueble transcurrían las elecciones legislativas y pese a la presencia de personal policial y del Ejército que tenían como tarea supervisar que los comicios se realicen sin inconvenientes, dijo a Télam Luisa Leguizamón, auxiliar de la escuela y casera.

Mañana a las 12 docentes, auxiliares, directivos, padres y estudiantes del Mariano Acosta abrazarán a la escuela ubicada en Urquiza 277 en reclamo de seguridad y de “una respuesta por parte del Gobierno de la Ciudad ante estos hechos”, señaló en diálogo con Télam Matías Zalduendo, docente del establecimiento y secretario de Derechos Humanos de UTE (Unión de Trabajadores de la Educación).

“Estamos consternados, con mucha preocupación e indignación, porque estas cosas nos duelen a toda la comunidad educativa”, apuntó el docente y remarcó que “no es la primera escuela que es víctima de un hecho de inseguridad similar”.

Zalduendo precisó que durante el robo se sustrajeron “12 cpus y 32 compus del plan Sarmiento que se guardan en la escuela" y sostuvo que "más allá de lo material nos preocupa la falta de empatía del Gobierno porteño”.

“Estamos profundamente preocupados; significa una importante pérdida de recursos para la gestión de la escuela y para la educación de nuestrxs estudiantes, más aun considerando el contexto de la pandemia y esfuerzo sostenido para garantizar el derecho a la educación”, señaló la comunidad educativa de la escuela en la convocatoria para el abrazo de mañana.

Click to enlarge
A fallback.

“Este hecho se suma a otros de igual índole en otras Escuelas Normales Superiores, lo cual nos llama poderosamente la atención. Pese a los reiterados reclamos de nuestras escuelas y de los sindicatos docentes por seguridad, no hemos tenido respuesta por parte del gobierno de la Ciudad”, continuó.

Según Leguizamón, el hecho se produjo el domingo pasado antes de las 17.30 ya que ella, que vive en la planta superior de la escuela donde trabaja como casera, se había ido a votar y al volver vio una de las puertas de la dirección abierta y un expediente en el piso.

Luego la mujer y su marido llamaron a la policía para que observe la situación y se dirigieron a la dependencia policial a oficializar la denuncia por el robo. (Télam)