La Cámara Nacional de Casación Penal confirmó hoy la condena de nueve años de prisión a un hombre por el delito de abuso sexual agravado por acceso carnal en perjuicio de su hija, cuando la víctima era menor de edad, informaron fuentes judiciales.

La condena recayó sobre A.R.R.M. (se preservó la identidad porque el fallo puede ser objeto de recurso) por los hechos que tuvieron como damnificada a D.B.R., registrados entre 2010 y 2017, en un inmueble del barrio porteño de Pompeya, donde el imputado vivía luego de separarse de la madre de la menor.

La causa penal tuvo su origen cuando la adolescente, entre llantos, le contó a su madre lo que le ocurría y la mujer denunció el hecho en la Comisaría 22 de la Policía de la Ciudad.

La defensa había descalificado el testimonio de la adolecente, quien concurría a ese domicilio para pernoctar los fines de semana, en el marco del régimen de visitas que el condenado había pactado con su ex mujer.

La Sala III de la Cámara coincidió con el Tribunal Oral en lo Criminal 16 que, cuando en agosto de 2020 impuso la pena, consideró probados los abusos sexuales, entre ellos uno de los últimos, cuando se incentivó a la adolescente al consumo de bebidas alcoholizas para neutralizar su oposición y facilitar el acceso carnal.

Los camaristas Alberto Huarte Petite y Pablo Jantus consideraron que se había efectuado una "adecuada valoración" de la prueba reunida durante la instrucción del sumario, y que "sin lugar a dudas" fue "correcta" la "acreditación de la materialidad de los hechos y la participación del imputado".

Según informes de expertos agregados al expediente, de estudios realizados a la entonces menor, surgía que tenía "un sentimiento de elevada angustia, nervios, tristeza y depresión" como también "de vergüenza y culpa", pero que su relato era "coherente" y no incurrió en fabulaciones. (Télam)