Embarazadas, migrantes, indígenas, en situación de calle y con discapacidad son algunos de los datos sobre las víctimas de los femicidas que aportó el Registro Nacional de Femicidios que hoy difundió el informe de las cifras del año 2020, que incluyó la situación de las más de 230 personas que quedaron huérfanas a causa de esos crímenes y desapariciones.

El registro lo elaboró la Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia de la Nación y es el que el Poder Ejecutivo toma como oficial.

Durante el 2020 se produjo un femicidio cada 35 horas en el país, según ese relevamiento.

Las víctimas fueron 244 mujeres y 6 mujeres trans/travestis, y en el análisis se incluyó una lectura interseccional.

La interseccionalidad es una herramienta de consulta analítica y práctica que permite entender y responder a las maneras en que el género se cruza con otras identidades y cómo estos cruces contribuyen a experiencias únicas de opresión y privilegio.

Esta detalle de las condiciones de las víctimas es esencial para no detenerse sólo en los números macabros del delito: son mujeres e identidades feminizadas asesinadas por hombres.

El registró identificó 5 víctimas con algún tipo de discapacidad; 6 que estaban embarazadas cuando el varón las mató; 20 que eran migrantes internacionales; 10 que eran migrantes interprovinciales; 13 que estaban en situación de prostitución; 1 que era lesbiana o bisexual; 2 que eran indígenas o descendientes de pueblos indígenas u originarios, y 5 que estaban en situación de calle.

Asimismo, reveló que al menos 7 víctimas presentaban más de una condición de interseccionalidad: 1 estaba embarazada y en situación de calle; 4 eran migrantes internacionales y en situación de prostitución; 1 era migrante internacional y en situación de calle, y 1 era migrante interprovincial y lesbiana o bisexual.

"Cabe advertir que puede existir subregistro en esta variable", se explicó en el documento oficial.

También reportó que al menos 216 niñas, niños o adolescentes se encontraban a cargo de las víctimas, y que no hay datos al respecto para 69 de ellas.

Según los parámetros establecidos en la Ley 27.452 sobre creación del Régimen de Reparación Económica destinado a niñas, niños y adolescentes hijos/as de víctimas de femicidio (Ley Brisa), se identificaron al menos 231 personas potenciales beneficiarias, destacó el documento de la OM.

Otro eje considerado en el registro es que al menos 27 de las 251 víctimas estuvieron desaparecidas o extraviadas previo a confirmarse su femicidio en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Jujuy, con 5 casos cada una; Mendoza, Río Negro, Salta y Santiago del Estero, con 2 casos cada una; y finalmente en Tucumán, Córdoba, Chaco y Entre Ríos, con 1 caso en cada provincia. (Télam)