Integrantes de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que nuclea a organizaciones de mujeres, feministas y personas LGBTIQ+ en un entramo federal expresaron su satisfacción por la media sanción que obtuvo esta mañana en Diputados el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo (IVE), y remarcaron que "los senadores no están obligados a creer en el aborto, pero que no nos priven de este derecho a las mujeres".

"El Senado no va a ser lo mismo que en el 2018 (cuando el proyecto IVE fue rechazado por la Cámara Alta tras ser aprobado en Diputados) y ayer tampoco fue la misma sensación: Teníamos la expectativa de ganar", dijo a Télam una integrante histórica de la Campaña, Nelly Minyersky, abogada tucumana de 91 años.

Luego de la media sanción del proyecto de IVE en Diputados con 131 votos a favor, 117 en contra y seis abstenciones. Ahora, será el turno del debate en el Senado, lo que ocurriría antes de fin de año.

Con una gran trayectoria en la militancia y docencia en la Universidad de Buenos Aires en temáticas vinculadas al derecho de familia, infancia, adopción y violencia familiar, Minyersky se mostró optimista respecto de la aprobación del proyecto en el Senado.

"Habrá que trabajar con los senadores, porque no están obligados a creer en el aborto pero que no nos priven de este derecho a nosotras", pidió la activista.

Y aseguró que "el derecho no puede imponer sacrificios a nadie".

El debate por la legalización del aborto tiene una cronología impulsada y sostenida por las organizaciones de mujeres, feministas y personas LGBTIQ+, en un entramado único en el mundo que confluye en la Campaña.

La Campaña es una amplia y variada alianza federal que reúne a personas, organizaciones, movimientos políticos, sociales, sindicales, organismos de derechos humanos, del ámbito académico, científico, de la salud, de la cultura, del espectáculo y de la comunicación, entre otros sectores, que nació hace 15 años y que presentó su primer proyecto IVE hace 13.

Tras señalar que en el 2018 los encuentros nacionales de mujeres y el movimiento Ni Una Menos sirvieron para "generar un cambio cultural" respecto al derecho al aborto, la abogada consideró que "cuando logremos la ley, las mujeres se podrán empoderar de ese derecho humano".

A su vez, resaltó la importancia que reviste que el Ejecutivo haya presentado este año su propio proyecto de IVE en el Congreso, el cual calificó como "muy bueno".

"Que el Ejecutivo haya hecho su proyecto le da una impronta muy distinta y es un muy buen proyecto, toma casi todos los puntos más importantes que hemos obtenido en esta lucha", resumió.

Respecto a las diferencias con el de la Campaña, el tema más álgido es el de la objeción de conciencia, punto que Minyersky admitió como "un obstáculo grave" pero dijo que "se mejoró ahora y pelearemos para que la sociedad civil y el Estado controlen que prevalezca el derecho de la mujer y no el del objetor".

El artículo 10 del proyecto aprobado esta mañana en Diputados establece que el profesional que haga uso de esta prerrogativa deberá "mantener su decisión en todos los ámbitos, público y privado, en que ejerza su profesión, derivar de buena fe a la paciente para que sea atendida por otro u otra profesional en forma temporánea y oportuna, sin dilaciones y adoptar todas las medidas necesarias para garantizar el acceso a la práctica".

Patricia Bustamante, abogada e integrante de la Campaña desde el 2016, coincidió con Minyersky en el legado que les dejó a las mujeres el año 2018.

"Siento que todo lo que pasó en el 2018 sirvió para afirmar el debate social sobre el aborto, que el tema fuera tratado por expertos e influyó muchísimo para que haya otra manera de pensar", analizó ante Télam Bustamante, desde los festejos en la plaza del Congreso luego de la votación positiva.

"Con la excepción de algunos discursos arraigados a cuestiones religiosas o morales, hoy se discutieron las formas con las cuales vamos a garantizar este derecho", afirmó y añadió que el Senado "tiene que escuchar estas voces, este debate social, porque ellos nos representan a fin de cuentas".

Pese a recalcar que la Campaña "no termina cuando el aborto sea legal" porque desde las diferentes organizaciones de mujeres "deberemos ver el real acceso a ese derecho tras la reglamentación de la ley en cada provincia", la activista expresó su felicidad por la media sanción.

"No se trata solo de la salud sexual reproductiva de la mujer, sino de la libertad y autonomía sobre el propio cuerpo; es el principio de la dignidad humana, de no ser instrumentalizadas", enfatizó.

En tanto Yamila Picasso, también integrante de la Campaña, consideró que "los votos van a estar en el Senado" y que el tratamiento en esa cámara "no puede esperar".

"Siento mucha felicidad aunque sabemos que nos queda un tramo, que se trate en el Senado y que sea lo antes posible, pero sabemos que los votos van a estar", declaró Picasso a Télam mientras desarmaba junto a sus compañeras el escenario montado frente al Congreso.

La activista manifestó, a su vez, las sensaciones que compartió con sus compañeras durante la vigilia en la Plaza del Congreso junto a miles de personas que esperaron la votación que se concretó pasadas las 7 de hoy.

"Este es un derecho histórico que venimos reclamando desde el movimiento feminista, es una deuda que tiene la clase política con la democracia. Se trata de que nosotras podamos decidir por nuestro cuerpo y nuestro proyecto de vida", remarcó.

Desde la cuenta de Facebook de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, también se expresaron con palabras de aliento respecto al tratamiento del proyecto.

"LOGRAMOS LA MEDIA SANCIÓN. Vamos que este año terminamos con el proyecto de legalización del aborto aprobado", publicaron hace unas horas.

Y pidieron: "Por nuestras vidas y la salud, por la marea verde que nos transformó para siempre, por las históricas que nos abrieron un camino de lucha, por les pibis que escriben un futuro de libertad. #SeraLey". (Télam)