Circula en las redes sociales una desopilante conversación que mantuvieron dos mujeres de una comunidad educativa en Salta. Suspendidas las clases presenciales ante la segunda ola de coronavirus que azota en el territorio nacional, los maestros se las ingenian para pasar tarea por Whatsapp.

Ya en un segundo año de pandemia, no sólo los alumnos están cansados de la virtualidad sino también los padres, que deben acompañar más de cerca el desempeño escolar de sus hijos.

El desgaste quedó en evidencia en el Día de la Escarapela, cuando la señorita había mandado a sus alumnos de primaria un afiche para imprimir y colorear, conmemorando la fecha patria.

La tarea, que implicaba movilizarse fuera de casa y hacer un gasto, no le cayó en gracia a una de las madres, que le pidió a otra si le podía hacer la gauchada. “Romi xfa me lo imprimis” escribió, “recién manda la vieja chota eso” agregó con emoji de cansancio y/o frustración.

Lo cierto es que no se dio cuenta que se confundió de destinataria hasta que la propia docente le respondió “Se confundió sra”, y probablemente pidió a la tierra que se la trague.

La captura de pantalla que se viralizó llega hasta ese último mensaje y queda la intriga de saber si hubo un pedido de disculpas por parte de la progenitora, o por nervios y vergüenza debido al exabrupto, clavó visto.

Según informo un diario local, una de las docentes de la escuela primaria en cuestión, se comunicó indignada para consultar: “¿Sólo para los docentes hay sanción o qué le hacemos a esta mamá?”