El futuro llegó hace rato, la pandemia aceleró los tiempos de la virtualidad, que hoy acapara cada área de nuestra vida. La cuarentena sacó del mercado laboral a más de 4 millones de argentinos, y 114 millones de terrícolas. La reducción terminó mostrando la inutilidad de muchos puestos de empleo, que no volvieron a habilitarse ni lo harán.

Pero los que fueron concientes de la necesidad de adaptarse a la era tecnológica que se venía gestando y se terminó de imponer en este 2020, encontraron maneras de generar ingresos o buscar hacerlo apalancándose de dos herramientas indispensables para sobrevivir: el celular y la computadora.

La plataforma estrella del año que pasó, sin dudas fue Zoom. El trabajo, las clases, los eventos culturales, políticos o sociales como reuniones familiares y de amigos, se desarrollaron pantalla de por medio con bastante éxito.

Pocos estaban preparados para el uso de estos soportes digitales, y con el tiempo se animaron a generar nuevas habilidades. Los que superaron la pérdida de un empleo y fueron en búsqueda de otro, o los que por primera vez se enfrentaron a una entrevista laboral y esta tuvo que ser online, advirtieron distintos obstáculos.

De toda esa experiencia, surgió una serie de 10 tips que reunió y difundió la consultora Adecco, especialista en “el cambiante mundo del trabajo”, de lo que hay que evitar para mejorar la efectividad de la interacción con un posible empleador y aumentar las probabilidades de quedarse con el puesto.

La puntualidad, la imagen, la ambientación y un CV actualizado son fundamentales para el éxito

1) Ser impuntual: Lo primero que miran los reclutadores antes de conocer al candidato es el horario de conexión; por lo que la impuntualidad mostrará una mala imagen, irresponsabilidad y falta de respeto por el tiempo del otro, y ya comenzaremos con un punto en contra.

2) Vestir inapropiadamente: Hay una sola oportunidad para dar una buena primera impresión. Es importante mostrar una imagen profesional en todos los aspectos, ya que el vestuario que se elige puede potenciar o perjudicar el éxito de la reunión, incluso por más que la entrevista sea virtual.

3) Interrupciones visuales o de sonido: Si el celular suena durante la entrevista, puede considerarse como una falta de respeto hacia los reclutadores, por eso es mejor mantenerlos en silencio o apagarlos y no utilizarlos. Lo mismo pasa con cualquier otra distracción sonora que pueda interrumpir la charla, es clave preparar el ambiente.

4) Desconocer el propio CV: los candidatos deben mostrarse seguros y conocer sus currículums a la perfección. Muchas veces se opta por poner algunos cursos realizados hace mucho tiempo o experiencias laborales cortas que después cuando tenemos que explicarlas nos olvidamos.

5) CV desactualizado y que no se adapta al puesto: Es necesario adaptar el perfil, currículum y presencia a las características de la vacante que se desea ocupar, ya que será una ventaja sobre los demás.

Cada vez hay más candidatos que presentan su currículum con un diseño innovador, a través de un video o con alguna otra herramienta, y eso también puede dar una buena primera impresión.

6) Desinformación acerca de la empresa: Se necesita contar al menos con una visión general, áreas en las que se desempeña y productos que comercializan. Solo es necesario ingresar a la página web y buscar información sobre la compañía a la cual uno se está postulando. Es todavía más positivo tener alguna pregunta para hacerles sobre el puesto o la empresa como muestra de interés.

7) Mal vocabulario y manejo de tecnología: Por más distendida que sea la entrevista es necesario lucir de manera profesional y evitar las expresiones coloquiales. No probar la computadora, no manejar la herramienta a través de la cual será la entrevista, ni cuidar el fondo que tendremos en la misma, también son pequeños aspectos que debemos contemplar para que no se transformen en errores.

8) Expresiones y comportamiento inapropiados: El lenguaje no verbal es analizado por los reclutadores, por lo que es mejor evitar hacer gestos continuamente, cruzarse de brazos, reclinarse demasiado en la silla o mostrarse frágil. Especialmente en las entrevistas virtuales, los gestos faciales son los que más están expuestos.

9) Criticar el trabajo anterior: Es inevitable que los reclutadores pregunten sobre trabajos anteriores y siempre es mejor hablar correctamente del ex puesto, empresa, compañeros y jefe, aunque los recuerdos no siempre sean los mejores.

10) Deshonestidad: Un buen consultor sabrá detectar incoherencias en el relato de los candidatos y su confianza es la base de la empatía. Hay que tener en cuenta que hoy en día los reclutadores también evalúan a los candidatos en sus redes sociales, por eso es fundamental que lo que se muestre allí concuerde con la historia que contamos