Legisladores porteños del Frente de Todos (FdT) propusieron "reintroducir" los gravámenes sobre la ocupación del espacio público con mesas y sillas para los bares y restaurantes de la ciudad de Buenos Aires, y que el dinero recaudado se destine a asistir a las personas en situación de calle.

De acuerdo a su primer artículo, el proyecto de ley, autoría de Manuel Socías (FdT), busca "reintroducir gravámenes sobre el uso y ocupación del espacio público para el desarrollo de actividades gastronómicas".

En su segundo artículo, en tanto, establece que los recursos percibidos sean destinados a "atender la problemática de las personas en situación de calle y riesgo de calle" y a "intervenciones en el espacio público tendientes a mejorar la calidad ambiental y la integración social".

En los fundamentos del proyecto, Socías recordó que el Estado porteño dejó de cobrar este gravamen en 2019, a partir de la ley tarifaria de ese año, y que el beneficio se mantuvo luego debido a la pandemia.

Sin embargo, consideró que el beneficio debe ser revisado, tomando en cuenta la recuperación de la actividad económica de la gastronomía en la Ciudad durante los últimos dos años.

Por otro lado, argumentó que el espacio público es un "bien común" y, como tal, "debe ser de acceso libre e irrestricto".

Además, consideró que la ocupación de ese espacio por parte de empresas gastronómicas "representa la expansión de actividades comerciales", a la vez que condiciona su uso público.

"Entendemos que el cobro de gravámenes por el uso y ocupación del espacio público para el desarrollo de actividades gastronómicas es justo y necesario, pues permite recuperar parte del beneficio extraído a partir del patrimonio de todos", afirmó el diputado en los fundamentos de su proyecto.

Y añadió que "reorientar" esos recursos "hacia el bien común supone una manera de compensar, al menos en parte, a la sociedad que termina cediendo parte del espacio común a funciones de consumo".

Socías también mencionó que, de acuerdo al censo popular de 2019, realizado por organizaciones sociales, la Defensoría del Pueblo porteña, el Ministerio Público de la Defensa y la Auditoría General de la Ciudad, en el distrito había ese año 7.251 personas en situación de calle, cifra que se estima puede haber incrementado a partir de 2020 con la pandemia. (Télam)