Dos agentes de la Policía de la Ciudad fueron procesados encubrir a otro efectivo que mató a un indigente que sufrió un fuerte golpe en la cabeza luego que el uniformado le dio una patada en un hecho ocurrido en 2019.

Los nuevos procesados son dos oficiales primeros de la comisaría 3B a quienes además les impuso un embargo de un millón de pesos. El 19 de agosto de 2019 un llamado a la Policía alertaba sobre la presencia de un hombre con un cuchillo en la calle Carlos Calvo, entre Saavedra y Alberti, del barrio porteño de Boedo.

Si bien el hombre no estaba en actitud amenazante, uno de los efectivos que se acercó al lugar intentó reducirlo con una patada, ante lo cual el sujeto cayó al piso y murió del golpe que sufrió en la cabeza.

Por el hecho, un policía de la Ciudad fue enviado a juicio oral y en las últimas horas, la jueza de instrucción Yamil Bernal procesó a otros dos agentes que estaban en el lugar por el encubrimiento de su compañero.

Para el fiscal Leonel Gómez Barbella existió un accionar "en forma conjunta y coordinada para ocultar, alterar y hacer desaparecer los rastros y pruebas del delito" para ayudar a otro policía con el objetivo de que pueda eludir la investigación en su contra.

Los policías, según la fiscalía, omitieron dar a conocer lo ocurrido, fraguaron la escena del crimen, manipularon objetos, otorgaron una versión mendaz de los hechos ante el personal médico que concurrió a asistir a la víctima, obviaron convocar a otra fuerza de seguridad distinta y no labraron actuaciones por los hechos previos cometidos por el fallecido.

"No se abocaron a efectuar rápidas tareas vinculadas a preservar la escena con el objeto de establecer lo realmente ocurrido, a la vez que dejaron transcurrir tanto tiempo para concretar consultas con la Fiscalía y el Juzgado de turno correspondiente.

Tales maniobras guardan adecuada relación lógica con el intento presuroso y generalizado de hacer pasar por legítima la agresión a Gómez y evitar sus consecuencias", sostuvo el acusador.

De esta forma, la fiscalía los acusó por encubrimiento agravado por haber sido cometido por funcionarios públicos y como autores del delito de falso testimonio.

"Obraron como lo hicieron" y con la finalidad de ocultar lo ocurrido para evitar que el policía "pudiese ser responsabilizado por ello", dijo la jueza en su fallo. SOF/KDV NA