La justicia de San Luis impuso hoy prisión preventiva por cuatro meses a dos hombres (padre e hijo) acusados de tenencia y distribución de material de abuso sexual infantil y detenidos desde el jueves pasado en el marco de una investigación que comenzó con el rastreo de una red en la ciudad de Villa Mercedes, a 100 kilómetros de la ciudad de la capital provincial, informaron fuentes judiciales.

Así los dispuso hoy el juez de garantía, Leandro Estrada, en la audiencia de imputación de cargo y medidas de coerción.

La fiscal de Instrucción, Daniela Torres, hizo un relato de las evidencias recolectadas y mencionó la primera investigación realizada en conjunto con Río Negro, donde se venía rastreando el intercambio de este tipo de material.

La representante del Ministerio Público Fiscal explicó que, en el caso de uno de los acusados, se encontró una coincidencia y hubo conexión e intercambio entre los perfiles de redes sociales en las investigaciones y, en relación al otro acusado, en los allanamientos encontraron material de representación casera (fotografías).

La defensa de ambos hombres, ejercida por Pascual Celdrán, manifestó que la imputación en el caso del hombre mayor (68) debe ser descartada, que no tiene participación ni autoría, y agregó que el acusado no posee redes sociales ni correo electrónico.

Con respecto al joven (30), expresó que no hay probanzas del intercambio, “la imputación es apresurada, es incorrecta procesal y formalmente” y concluyó que existe una violación al principio de igualdad y de defensa.

En cuanto a la medida de coerción, la fiscal solicitó la prisión preventiva por el término de cuatro meses para los dos hombres, alegó que hay prueba que resta producir y que existe un peligro de adulteración de la evidencia, además de peritajes que necesitan tener permisos y mayor precisión. (Télam)