La Cámara de Diputados de la provincia de Buenos Aires desarrolló hoy la 1° Jornada de Ciberseguridad, en la que se abordó la problemática del delito vinculado a las nuevas tecnologías.

Durante el encuentro, que reunió a legisladores y especialistas en cibercrimen, se desarrollaron abordajes para concientizar a la ciudadanía e informar sobre esta nueva modalidad delictiva.

"El ciberdelito es un nuevo mundo en el que todos estamos expuestos cuando abrimos un celular, un notebook, una tablet o un playstation", señaló durante su exposición el vicepresidente de la Cámara de Diputados, Rubén Eslaiman y agregó que se trata de "un delito que se expande, que no tiene fronteras y que se puede mitigar pero no eliminar".

"Visibilizar esta problemática, esta nueva modalidad delictiva ayuda a que estemos más atentos para no ser la próxima víctima de una estafa o fraude, y puedan defenderse de una práctica que vino para quedarse", señaló.

Por su parte, el diputado nacional, especialista en seguridad y justicia, Ramiro Gutiérrez, realizó un abordaje teórico sobre la mutación del delito y señaló: "Todos alguna vez sufrimos un desperfecto en nuestro celular o tablet, y eso es señal de que algunas vez intentaron ingresar a nuestras cuentas personales".

"Este nuevo delito no tiene cifras reales porque existe un altísimo porcentaje de ciudadanos que no realizan la denuncia, por lo que la justicia no cuenta con datos oficiales", agregó el diputado nacional.

El director de Investigaciones Cibercrimen de la policía de la provincia, Norberto Gabott, afirmó en su exposición que el "ciberdelito viene acompañado de la ciberseguridad" e indicó que "existen tres razones por las que el ciberdelito aumentó en los últimos años: el cambio cultural, la brecha tecnológica y la era de la información".

Para Gabott, las modalidades más frecuentes de delitos con el uso de las tecnologías son: venta de dólares, pérdida de la cuenta de whatsapp, y el sim swapping (suplantación de chip)".

Por último, el diputado Carlos Puglielli y el director Adjunto de la Defensoría del Pueblo, Walter Martello, coincidieron en la necesidad imperiosa de tomar la mayor cantidad de recaudos para evitar ser estafado.

"Las medidas más simples para no ser víctima de ciberdelito son tres: usar claves robustas (más de 8 caracteres), no repetir contraseña, usar nuestros celulares con patrones o PIN, y cifrar dispositivos portátiles", expresó Puglielli.

Según cifras de la Defensoría del Pueblo de la provincia de Buenos Aires, el ciberdelito está ubicado entre los primeros tres reclamos que los y las bonaerenses realizan a la dependencia. (Télam)