Autoridades sanitarias de la ciudad de Rosario aguardan un “pico” de aumento de consultas de entre un 20 y un 25% para los próximos días por afecciones respiratorias derivadas del humo que cubre el ejido urbano a causa de las quemas en las islas del delta del Paraná.

“Vamos a sentir ese impacto seguramente, porque al estudiar las curvas de consultas desde el 2020, vemos que 48 o 72 horas posteriores a la concentración de mucho humo se refleja en un 20 a 25% el incremento de las consultas”, dijo el secretario de Salud Pública de Rosario, Leonardo Caruana.

Según el funcionario, ese incremento se produce “tanto en guardias como en consultorios externos” de atención médica.

La ministra de Salud de Santa Fe, Sonia Martorano, aconsejó “el uso de barbijos” durante estos días de mucha presencia de humo porque “no son micropartículas sino ceniza” lo que hay en el aire.

La responsable de la cartera sanitaria recomendó “no hacer actividades con los chicos al aire libre” en clases de educación física.

Según la asociación civil Centro de Monitoreo Meteorológico y Climático SAT, a las 8.50 de la mañana de hoy se registró en la zona del Monumento a la Bandera de Rosario, ubicado en la costa central, frente al río Paraná, una concentración de partículas de 483.5 microgramos por metro cúbico, cuando el promedio de los últimos días fue de 75 por m3.

Según la asociación civil, el índice de calidad de aire se considera “bueno” entre 0 y 50; “dañino a la salud” por encima de 151; y “peligroso” al superar una concentración de partículas de 300 por metro cúbico.

El secretario de Salud local, Caruana, dijo hoy que a partir de la densa presencia del humo, como consecuencia de las quemas en las islas entrerrianas ubicadas frente a Rosario, “hay cuadros que son crónicos, pero se producen descompensaciones y situaciones nuevas que no solo se traducen en enojos e irritaciones, sino que generan inconvenientes en las vías respiratorias”.

“Hoy hay cenizas en el aire, entonces es imposible que no haya efectos nocivos en las personas, más allá del daño en el ecosistema en general”, sostuvo el funcionario en declaraciones Radio La Ocho, de Rosario.

En cuanto a las afecciones respiratorias, agregó que “el grupo de los adultos mayores es uno de los más vulnerables, como también el de los niños”.

En tanto, Martorano señaló que el Ministerio de Salud recomendó a las escuelas no realizar actividades físicas al aire libre.

“Nos afecta a todos, sobre todo a personas con asma o enfermedades respiratorias previas. Hoy temprano era tremenda la cantidad de humo”, dijo la ministra al dar una conferencia de prensa en la ciudad de Santa Fe, y agregó que “ya no son micropartículas, son cenizas, y esto entra al aparato respiratorio”.

Uno de los médicos del centro de salud municipal María Auxiliadora, de la localidad de Villa Gobernador Gálvez, Ariel Charras, explicó a Télam que “cuando estalla la quema de los humedales, aumentan las consultas por broncoespasmos, rinitis alérgicas o atopias en la piel”.

Charras atiende la población del barrio Rivera, ubicado sobre la costa del Paraná en Villa Gobernador Gálvez, ciudad lindera con Rosario hacia el sur.

“En la población adulta lo que noté es que pacientes con enfermedades respiratorias crónicas, como Epoc, sufren reactivaciones con mayor frecuencia y en algunos casos requieren internación”.

“Es difícil estabilizarlos, hay más camas ocupadas en el sector público por estas afecciones y aumentan los días de internación”, afirmó el médico.

El derivado de las quemas de pastizales en las islas del delta del Paraná “es un problemas de salud pública que afecta a muchísimos vecinos” del cordón costero del sur de Santa Fe, agregó.

Además, Charras sostuvo que el problema consiste “en la posibilidad de hacer un negocio para unos pocos y que perjudica a miles”, acerca de las quemas en el sector de islas con fines de ganadería. (Télam)