Las escuelas tucumanas volverán a funcionar para el dictado de clases a alumnos de niveles iniciales, primarios y secundarios a partir del 1 de marzo, con una presencialidad de dos veces por semana, de acuerdo al anuncio realizado hoy por el ministro de Educación, Juan Pablo Lichtmajer, al presentar el "Plan de Regreso Seguro a las Escuelas".

Después de casi un año sin actividad presencial, los alumnos volverán a compartir las aulas con una serie de medidas establecidas por el protocolo que, entre otros puntos, establece el distanciamiento físico de 1.5 metros en las aulas y de 2 metros en áreas de desplazamiento.

Ventilación adecuada de las aulas; limpieza y desinfección regular de los edificios; uso correcto del tapabocas; higiene frecuente de manos; alternancia entre educación presencial y no presencial; articulación con equipos de salud para el monitoreo epidemiológico; organización de ingreso y egreso a la escuela para evitar aglomeraciones y priorización de la comunidad educativa en el transporte público serán algunas de las medidas que deberán cumplirse.

El protocolo y el programa de retorno será presentado ante el Comité Operativo de Emergencia en los próximos días y se discutirá con el Frente Gremial Docente, supervisores y directivos del sistema educativo quienes podrán realizar sus aportes para mejorarlo.

El ministro de Educación explicó que “no se va a alterar el espíritu de lo que presentamos, porque entendemos la vuelta de la presencialidad como la reafirmación de una nueva modalidad, pero lo pueden enriquecer".

El titular de la cartera educativa comentó que el regreso a la presencialidad tuvo como período evaluativo los 1.400 actos de colación presenciales desarrollados en el último mes de diciembre donde 56.000 estudiantes recibieron sus diplomas.

Además, resaltó que durante enero y febrero se llevaron adelante actividades lúdico pedagógicas de revinculación en 26 sedes fijas y en 50 lugares con itinerancia con un alcance de 36.000 estudiantes.

“Esa experiencia fue exitosa porque se realizó con el estricto cumplimiento de protocolos y sin alterar el índice epidemiológico de la provincia, lo que demuestra que trabajando sobre la base del cumplimiento de los protocolos podemos llevar adelante una presencialidad cuidada y segura”, señaló Lichtmajer. (Télam)