La Universidad Nacional de San Luis (UNSL) y el Conicet-CCT San Luis recibirán unos 50 millones de pesos para llevar a cabo tres proyectos de investigación orientados a combatir el hambre en Argentina, informaron hoy fuentes académicas.

Las investigaciones fueron seleccionadas en la convocatoria Ciencia y Tecnología contra el hambre, que busca contribuir desde el sector científico-tecnológico a potenciar las acciones públicas que busquen revertir problemáticas como la malnutrición infantil, la emergencia alimentaria y la pobreza en todo el territorio nacional.

Según informó la UNSL, uno de los proyectos premiados fue la pasta seca proteica de alto valor nutricional de la investigadora Laura Teresa Rodríguez Furlán, del Conicet-CCT San Luis, con un monto adjudicado de 19.800.000 pesos que resultó, el monto más alto de la convocatoria.

Otro es el Desarrollo Productivo y Regional Sustentable para Incorporar Valor Agregado a los Productos Lácteos de la investigadora Sonia Esther Barberis, de la UNSL, con un monto de $14.850.000, añadieron los voceros.

También se premio el sistema de gestión eficiente del agua con energías renovables, para impulsar la agricultura familiar en comunidades mapuches de la Patagonia, del investigador Guillermo Ricardo Catuogno, del Conicet-CCT San Luis, con un monto de $14.764.365.

La investigadora Rodriguez Furlán explicó que el objetivo de su proyecto fue desarrollar un producto que suplemente la dieta de las personas que actualmente en la Argentina están sufriendo de desnutrición, principalmente la gente de bajos recursos, por lo que debía ser económico para estar al alcance de todos.

"Desarrollamos una matriz en donde se pudiera incorporar nutrientes, basada en los requerimientos diarios de las niñeces, adolescencias y adultos", explicó.

Por su parte, Catuogno, afirmó que su proyecto promueve el desarrollo productivo de la región y que la idea es trabajar con ocho parajes rurales “en los que desarrollarán centros productivos que alcanzarán a 40 familias que trabajaran en huertas frutihortícolas para el desarrollo del consumo propio y para la comercialización de esos productos”.

Finalmente, Barberis, indicó que su proyecto tiene que ver con el desarrollo productivo y regional sustentable para incorporar valor agregado a productos lácteos de origen caprino, con inserción en la población rural, por lo que plantea “agregar valor a productos primarios que ya se vienen realizando, involucrando a comunidades muy vulnerables”.

Las autoridades de la UNSL destacaron los trabajos de investigadores y manifestaron la necesidad de que esta experiencia pueda servir para que otros miembros de la comunidad universitaria se animen a participar de estas convocatorias.

“Espero se animen, vengan y tengan la posibilidad de desarrollarse y nosotros como Universidad, también brindarnos a la sociedad”, dijo el Rector de la UNSL, Victor Moriñigo quien participó de la presentación, junto al vicerrector, Héctor Flores, el secretario de Ciencia y Tecnología, Sebastián Andújar y el coordinador de la Secretaría de Vinculación Tecnológica y Social, Martín Baldo. (Télam)