La tradicional peregrinación al Santo de la Patagonia Ceferino Namuncurá que se realiza cada año en agosto, en la localidad rionegrina de Chimpay, fue suspendida nuevamente por "presencia muy activa de Covid-19", del mismo modo en que ocurrió el año pasado, según informó hoy el obispo de Viedma, Esteban Laxague.

Las personas con coronavirus totalizaban 2.939 en Río Negro, según el último parte de Ministerio de Salud provincial.

La peregrinación que conmemora cada 26 de agosto el nacimiento del Santo de la Patagonia, se suspendió en el marco de las nuevas restricciones sanitarias establecidas por el Ministerio de Salud de Río Negro que contemplan un aforo de hasta un 30% para actividades religiosas.

"Este año el Parque Ceferiniano no tendrá fieles acampando en el santuario, y se vivirá por segundo año consecutivo, cada uno en su localidad", apuntó Laxague en un comunicado.

Asimismo, indicó que con la intendencia de Chimpay y referentes de la comunidad se decidió que este año se vivirá "la fiesta del Beato Ceferino Namuncurá de una manera distinta, cada uno en su localidad".

El obispo explicó que la presencia del virus es muy alta y no posibilita la reunión en Chimpay "como nos gustaría".

"En esta pandemia que nos golpea no dudemos que Ceferino está muy presente y nos invita a confiar en Dios, cuidarnos y ser solidarios", agregó.

En ese sentido, dijo que "Ceferino no nos abandona", y agradeció a los fieles por comprender el peligro que significa el agrupamiento de las personas que en 2019 significó miles de fieles provenientes de distintas partes del país.

"Gracias por aceptar la imposibilidad de peregrinar en agosto a Chimpay, ofrecemos esta renuncia para el bien de nuestra patria y de cada familia y en tiempos mejores volveremos a peregrinar a Chimpay", concluyó.

Por su lado, el intendente de Chimpay, Hugo Funes, dijo a Télam que la última peregrinación concentró más 70.000 personas, en 2019, y que la suspensión es una decisión acertada. (Télam)