La Ciudad de Buenos Aires sumará nuevas cámaras para controlar el exceso de velocidad y el cruce de semáforo en rojo, dos de las conductas al volante que representan la causa de la mayoría de los siniestros viales que se registran en el distrito porteño.

Los datos se desprenden del informe del Observatorio de Movilidad y Seguridad Vial de la Secretaría de Transporte y Obras Públicas porteña sobre la situación durante 2021, período en el cual fallecieron 96 personas como consecuencia de algún siniestro vial, lo que representa la cifra más baja de los últimos años.

El documento agregó que la tasa de mortalidad por incidentes viales de la Ciudad fue de 3,4 fallecidos cada 100.000 habitantes; en tanto que señaló que el 76% de las víctimas fatales fueron de sexo masculino.

En relación al tipo de usuario fallecido, un 48% fueron motociclistas, seguidos por los peatones con un 34%, ocupantes de automóvil en un 11% y ciclistas en un 5%.

“En suma, casi nueve de cada 10 fallecidos en siniestros viales eran usuarios vulnerables de la vía”, detalla el informe, que además revela que seis de cada 10 víctimas se registraron en avenidas.

En tanto, entre los factores de riesgo en los siniestros viales indica que en un 57% de los casos responde a exceso de velocidad, mientras que la violación del semáforo rojo representa un 32%.

Frente a ello, funcionarios porteños anunciaron que se renovará el sistema de fiscalización electrónica en las calles y sumarán, desde julio, 73 nuevas cámaras a las 135 ya existentes, las cuales estarán orientadas a la detección de cruces en rojo en intersecciones peligrosas, con mayor riesgo peatonal y mayor circulación como los centros de trasbordo.

En el caso de los controles de exceso de velocidad, el foco estuvo puesto en los puntos con mayor cantidad de incidentes graves, así como en los reclamos de los vecinos y en las autopistas de la Ciudad. (Télam)