El jueves pasado un suboficial de la Policía Nacional de Perú, se disfrazó de personal médico para ingresar al área de aislamiento covid-19 del hospital Daniel Alcides Carrion en Huancayo, y conocer el estado de salud de su padre.

Cuando pudo acceder a la sala, se encontró con el peor cuadro: el hombre había fallecido horas antes. Un tío del joven explicó que este se infiltró para llevarle a su padre unos medicamentos, y que al ver lo ocurrido tomó fotografías del lugar para denunciar una ineficiente atención en el nosocomio.

“Han matado a mi hermano” aseguró, considerando que “no hay plena atención” y que las autoridades sanitarias no quieren que esas imágenes salgan a la luz. Desde el Hospital, emitieron un comunicado público a través de las redes sociales comentando lo sucedido.

Según indicaron, el padre de Jhampier Junior Gaspar Montes, había llegado al hospital el pasado 9 de febrero con síntomas graves de covid-19 y una comorbilidad de diabetes. Tras ser internado, fue conectado a una máscara snorkel, pero no lograron ingresarlo a la unidad de cuidados intensivos porque todas las camas estaban ocupadas, y había doce pacientes en espera.

#COMUNICADO 🏥👨🏻⚕👩🏻⚕

Sobre el incidente que causó un efectivo policial, haciéndose pasar por un personal de salud, ...

Publicado por Hospital Daniel Alcides Carrion en Jueves, 11 de febrero de 2021

Por otra parte, desde la Sexta Macrorregión Policial, afirmaron que  “se harán las indagaciones para saber en qué situación se encontraba él –Montes- si estaba de franco o de servicio” para evaluar la pena correspondiente.

El joven uniformado llevaba puesta una mascarilla, cofia y camisón celeste con blanco, e ingresó al pasillo reservado para los pacientes de coronavirus diciendo que era parte del equipo médico.

El oficial de 21 años fue descubierto por miembros del hospital mientras lloraba en el lugar. Los trabajadores dieron aviso inmediato a la policía y cuando esta llegó, el joven se quitó el disfraz entre lágrimas, para luego ser trasladado hasta la estación policial.

Mientras los directivos del hospital consideraron que “se vulneró gravemente la salud pública al ingresar hasta el sexto piso de hospitalización Covid-19”, desde la institución policial manifestaron un poco de compasión al advertir que “los policías también son humanos”