Más de 60 ejemplares de especies nativas de árboles se plantaron en la zona del perilago de Salto Grande, una superficie de bosques de pinos y eucaliptos de 280 hectáreas rodeada de playas, con el objetivo de "recuperar el ecosistema y restaurar el ambiente regional", informó hoy el Gobierno de Entre Ríos.

La actividad planificada por etapas y acorde a los planes de Manejo de Fuego y Reserva Ambiental de usos múltiples, es desarrollada por diversos organismos gubernamentales, no gubernamentales y asociaciones civiles comprometidas con el ambiente.

El presidente de la la Corporación de Desarrollo de Salto Grande (Codesal), José Luis Rodríguez, dijo que estas acciones "suman esfuerzos y promueven la concientización real para la protección de las especies" en la región de Salto Grande.

"Es un logro compartido que beneficia a las generaciones futuras y por el que trabajamos diariamente", comunicó y destacó el trabajo de la Secretaría de Ambiente y el asesoramiento del biólogo Eduardo Etchepare.

Durante la jornada se plantaron más de 60 ejemplares de Ingá (Inga Uraguensis), Mata Ojo (Portería Salicifolia), Murta (Myrceugenia Glaucescens), Palo Borracho (Ceiba Speciosa), Sota Caballo Po Francisco Álvarez (Luchea Divaricata), Sarandí (Phyllanthus Sellowianus).

Esos ejemplares de especies nativas fueron donados a Codesal por la Comisión Administradora del Río Uruguay (CARU).

También participaron los grupos Scouts "Francisco Ramírez", "Madre Teresa", el grupo "Impeesa", "Nuestra Señora de Pompeya" y organizaciones de distintos barrios de la ciudad de Concordia.

"Fue una hermosa iniciativa para dejar el mundo un poco mejor", señaló el guardaparque y miembro Uno del Distrito Oeste de Scouts Argentina, Marcelo Cortiana, quien participó de las tareas. (Télam)