Los padres de los alumnos que asisten a la escuela Beatriz Falcitelli, en la ciudad de Mendoza, marcharon hoy hasta la puerta del establecimiento en reclamo de justicia para una niña de 11 años que sufrió abusos por parte de un celador, en el interior del edificio, informaron fuentes judiciales y policiales.

La denuncia se realizó en 2019 y trascendió en las últimas horas, luego de que los padres de los alumnos dieran a conocer el hecho, que causó indignación en la comunidad, por lo que marcharon esta tarde hasta la puerta de la escuela para pedir justicia por la niña.

Los padres también pidieron explicaciones a las autoridades de la escuela, ya que creen que el celador, de unos 40 años de edad, no actuó solo y apuntaron en este sentido a una celadora que trabaja en el establecimiento.

“Pedimos garantía para nuestros hijos, un pedido de justicia para esta niña y si hay cómplices que paguen por lo que han hecho”, fue el reclamo generalizado de los padres, que llegaron con diversos carteles hasta el frente de la escuela y pidieron además la renuncia de los directivos del establecimiento ya que, sostienen, encubrieron el hecho.

En este contexto, el delegado regional de la Dirección General de Escuelas (DGE), Eduardo Andrades, señaló ante los medios que “esta situación que ha venido ocurriendo no solo nos duele, sino también nos preocupa de la misma manera que les preocupa a los papás”.

Sobre la celadora sospechada, el delegado contó que “esta personas fue separada y aprehendida la semana pasada, la directora del colegio no lo sabía; sin embargo se produjo toda esta situación que marca no solo a la Institución, también a los padres y a los chicos”.

Click to enlarge
A fallback.

Por su parte, los padres decidieron no enviar a sus hijos a la escuela hasta que reciban garantías por parte de las autoridades. Sobre esta decisión Andrades manifestó que “hoy los niños están en virtualidad, la prespecialidad sería lo mejor pero no la vamos a iniciar hasta tanto no sea lo más adecuado”.

“En tanto –continuo Andrades- los niños comenzaron a trabajar con equipos interdisciplinarios de Educación Sexual Integral”.

El delegado agregó que “los procedimientos se han iniciado absolutamente en todos los rangos, tanto administrativos como judiciales”, concluyó.

La denuncia sobre el hecho la realizó la víctima junto a familiares en 2019 ante la fiscalía de Delitos Sexuales, donde relató los momentos vividos dentro de la escuela y los abusos que sufrió por parte del celador, quien fue detenido la semana pasada e imputado por el delito de abuso sexual con acceso carnal agravado, en el marco de la investigación aún en curso. (Télam)