Familiares, amigos y referentes de organizaciones de derechos humanos marcharon hoy en la ciudad de Corrientes para pedir justicia por la muerte de un joven de 25 años tras un incendio en el área de Seguridad del Hospital de Salud Mental de la provincia.

Se trata Marcos López, quien estaba internado por problemas de adicción y falleció el pasado 6 de abril en una celda de contención de ese centro de salud mental, donde se registró un incendio.

Respecto de la investigación, la fiscal de Instrucción Sonia Meza tomó hoy declaración testimonial a la madre y a la hermana de la víctima, María Dolores y Yanina López, respectivamente.

"Pedimos justicia, todo es muy oscuro; nos llamó un día antes de su muerte, contento porque iba a estar con nosotros y después nos avisan lo que pasó", señaló María Dolores sobre su hijo que estaba bajo tratamiento desde 2017 en el lugar.

Y agregó que recibió la noticia a las 8 de la mañana cuando el incendio fue a las 2. "Nadie nos dio ninguna explicación, lo mataron", señaló la mujer.

La Red Provincial de Derechos Humanos emitió un informe sobre el caso en el que asegura que "todos los hechos que desembocaron en su muerte fueron absoluta responsabilidad del Estado".

En este sentido, la referente de la organización, Hilda Presman dijo a Télam que el joven "estaba en el área de Seguridad por orden de la Justicia Civil, por consumo problemático de sustancias".

"No tenía una causa penal, estaba allí por su seguridad y la de terceros, debido a su adicción y se había dispuesto su externación cuatro días antes, y pasaría a estar bajo la guarda de su madre", detalló.

Sobre los hechos, sostuvo que "la guardia penitenciaria detecta fuego en esa celda de contención y Marcos encuentra la muerte en un incendio que hasta ahora no tiene explicaciones ni responsables".

Además, indicaron que López "debía ser externado ya desde el 1 de abril y demoraron todos esos días".

"Hay muchos interrogantes, mucho para esclarecer sobre el accionar judicial, policial y penitenciario, y también responsabilidad estatal en la privación de la libertad, por casi cuatro días, tras la orden de externación del 1 de abril", informó la organización.

Presman señaló además sobre la madrugada del incendio que "las rejas fueron abiertas después que se apagara el fuego y sacaron a Marcos con más del 70 por ciento del cuerpo quemado".

"Hasta la fecha todos los funcionarios penitenciarios que tuvieron algún grado de participación o responsabilidad en su muerte siguen en actividad", según el informe de la Red Provincial de Derechos Humanos.

Al respecto, dijo a Télam que, "por acción u omisión, el Estado es responsable de la muerte de Marcos López".

(Télam)