El Frente de Izquierda (FIT) en la Legislatura porteña presentó hoy dos proyectos para rechazar y dejar sin efecto la resolución del Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta que prohibió el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires.

Por un lado, la diputada Alejandrina Barry (FIT-Unidad), presentó un proyecto de resolución para "derogar" la resolución por la cual el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires prohibió el uso del lenguaje inclusivo en las escuelas porteñas, en los tres niveles obligatorios, tanto en las clases como en comunicaciones oficiales.

Para Barry, dicha resolución "no obedece a razones pedagógicas, es discriminatoria contra el movimiento de mujeres y viola el derecho constitucional a la libertad de expresión".

Además, la diputada advirtió que "no se puede obligar, menos se puede prohibir el uso y costumbres en el lenguaje".

"Parece más una proclama electoral que encarar los verdaderos problemas que acarrea la educación en nuestro distrito, donde el Gobierno de la Ciudad hace oídos sordos a los planteos de distintos actores de la comunidad educativa por las falencias del sistema", añadió la legisladora en los fundamentos de su proyecto.

Barry también citó algunos fragmentos de una resolución del Consejo Directivo de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires que en 2019 validó el lenguaje inclusivo.

"La Ley de Identidad de Género establece que toda persona tiene derecho a ser tratada de acuerdo con su identidad de género", dice esa resolución y, en otro extracto, agrega que "las múltiples variedades nuestra lengua son producto de permanentes cambios", por lo que "no se pueden controlar, impedir ni imponer a partir de marcos normativos".

Por otro lado, los diputados Gabriel Solano y Amanda Martín (FIT-PO), presentaron un proyecto que rechaza la resolución del Gobierno porteño por su "carácter retrógrado, oscurantista, discriminatorio, contrario a todo principio de defensa de la Educación Sexual Integral y al derecho a la identidad de género".

Los legisladores recordaron que la administración de Horacio Rodríguez Larreta justificó su decisión argumentando que los resultados negativos de las últimas evaluaciones educativas en el área de lectoescritura se debieron al uso del lenguaje inclusivo en las escuelas.

De ese modo, consideraron Solano y Martín, el Gobierno de la Ciudad "demoniza" el uso de este lenguaje "intentando ocultar lo inocultable: la desinversión de en materia educativa durante la pandemia a caballo del vaciamiento previo". (Télam)