Especialistas del Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) colaboraron en la reactivación del “Trencito del Fin del Mundo”, el ferrocarril turístico de la ciudad fueguina de Ushuaia, que volvió a funcionar el mes pasado tras 266 días de parálisis por la pandemia de coronavirus, informaron hoy fuentes oficiales.

Técnicos e ingenieros del INTI asistieron a la firma Tránex Turismo, propietaria de la formación ferroviaria, en el mantenimiento y puesta a punto de las instalaciones y el equipamiento, y también en el armado de un protocolo de higiene, seguridad y prevención de la Covid-19 que siguió indicaciones internacionales para este tipo de trenes.

El asesoramiento fue realizado de manera remota y luego de forma presencial, con distintas inspecciones cuando la atracción turística que recrea el recorrido del tren del antiguo presidio de Ushuaia comenzó a funcionar nuevamente, el pasado 6 de diciembre.

“Estuvimos en contacto con el equipo técnico del Ferrocarril Austral Fueguino desde el inicio del aislamiento por el coronavirus. Ante el cese de actividades, avanzamos de manera coordinada en reuniones virtuales y en la realización de tareas pendientes”, explicó a Télam el ingeniero e integrante del sector Mecánica del INTI, Shaun Mc Mahon.

En esos meses, desde Ushuaia enviaban filmaciones del estado de algunas instalaciones, y nosotros "íbamos haciendo sugerencias y devoluciones. Pero con la reactivación del servicio, comenzamos las inspecciones de manera presencial”, agregó el experto.

Por su parte, el gerente general de Tránex, Claudio De Sousa, contó a Télam que el plan de mantenimiento, incluidas algunas obras como la contención de puentes, comenzó en mayo de 2019, en plena pandemia de coronavirus.

“Hicimos un trabajo interno de instalación de un sistema de audios para que los pasajeros puedan escuchar la información del recorrido en 7 idiomas, lo que impacta directo en el servicio, y avanzamos en el armado de protocolos. Es un año especial pero esperamos seguir operando”, señaló De Sousa.

El “Trencito del Fin del Mundo” es una de las excursiones típicas de Ushuaia, junto con la navegación por el Canal Beagle y la visita al Parque Nacional Tierra del Fuego.

El año pasado, antes de la pandemia, llegó al récord de 160.000 pasajeros transportados, y además constituye uno de los tres únicos trenes de estas características en el país, junto con el Tren de las Nubes en Salta y la Trochita en Río Negro y Chubut.

Los 53 trabajadores de Tránex tuvieron que esperar más de siete meses para que la formación a vapor volviera a circular con visitantes por el tramo de 5 kilómetros de vías, tras 26 años de servicio ininterrumpido.

Con la posibilidad de viajar a la capital fueguina, los técnicos del INTI inspeccionaron desde la infraestructura de la estación hasta las locomotoras a vapor y diésel, los vagones de carga y de pasajeros, los talleres, las vías y puentes.

Mc Mahon, quien lidera las tareas en representación del Instituto, conoce las instalaciones porque se desempeñó como gerente técnico de la empresa entre 1998 y 2004, antes de ser contratado por el Estado Nacional como director de proyectos para el mejoramiento y extensión del Ferrocarril de Río Turbio, Santa Cruz.

El ingeniero es un experto en vapor moderno, investigador, desarrollador y uno de los discípulos de Livio Dante Porta, el legendario diseñador de locomotoras conocido a nivel mundial por sus aportes al sector ferroviario.

Entre otros trabajos, Porta y Shaun Mc Mahon desarrollaron y diseñaron la locomotora a vapor LVM 801 para el Tren de las Nubes entre 1999 y 2000. (Télam)