La Legislatura porteña autorizará a los hoteles de la Ciudad que puedan abrir parte de sus instalaciones, como el gimnasio y la pileta, a personas que no estén alojadas como huéspedes, como una alternativa de reactivación de la actividad económica una vez que comiencen a flexibilizarse las restricciones por la pandemia del coronavirus.

La iniciativa forma parte de un proyecto de ley que el Ejecutivo local envió al Parlamento con una veintena de cambios al Código de Habilitaciones y Verificaciones, que será abordado por los diputados en la sesión ordinaria del próximo jueves.

La intención de la medida apunta a "simplificar" la actual regulación con la cual deben cumplir las micro, pequeñas y medianas empresas (Pymes) para funcionar y, sobre todo, con el foco puesto para cuando puedan volver a trabajar regularmente.

En ese sentido, los hoteles están dentro del sector económico golpeado por el cierre de su actividad a partir del inicio del aislamiento obligatorio del 20 de marzo.

El proyecto que pondrán en debate los diputados incluye la habilitación a los servicios de alojamiento turísticos "a que desarrollen actividades complementarias por fuera de la explotación hotelera".

Así, podrán abrir las instalaciones del establecimiento a personas que no estén hospedadas y permitir el ingreso del público en general, siempre de acuerdo a las normativas vigentes en el Código Urbanístico y de Edificación.

De esta manera, quedarán autorizados usos como salón de conferencia, galería de artes, gimnasios, natatorios y gastronomía; en tanto que para llevar adelante las nuevas actividades no deberán gestionar una habilitación adicional.

Por otra parte, quitarán la actual restricción -incluida en la ley 4631 de regulación de alojamientos turísticos- que establece que los hoteles deben estar emplazados en un inmueble único que no tenga otro tipo de uso, como por ejemplo, oficinas.

"Se va a permitir que convivan con otros usos", explicaron los impulsores del proyecto, quienes remarcaron la posibilidad de brindar al sector hotelero de más recursos una vez que puedan reabrir sus puertas. (Télam)