En la cuarta audiencia del juicio que se le sigue a Ricardo Papadopulos, el hombre que atropelló y mató al niño de cinco años Isaac Sus en el barrio porteño de Flores en diciembre pasado, declararon hoy seis peritos que indicaron que el acusado invadió parte del cruce peatonal con el semáforo en rojo y que tuvo su campo visual obstaculizado por el paso de un camión de gran porte.

Los peritos coincidieron en que el accidente se podría haber evitado aunque por distintas cuestiones, uno por la actitud del conductor que pasó en el límite de la habilitación del semáforo, y la otra parte argumentó que si la mujer en vez de detenerse en la avenida daba un paso más, el vehículo la habría evitado.

Al iniciar esta mañana el debate que lleva adelante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 15 de la Capital Federal, que compone de manera unipersonal el juez Gabriel Vega, a través de la plataforma Zoom, se citó al perito policial Raúl Simanauskas.

El especialista en Accidentología Vial contó que estuvo en el lugar del hecho, que hizo una inspección ocular, donde halló una mancha hemática y una zapatilla de color negro.

Sobre el vehículo, Simanauskas dijo que lo vio solo desde afuera, que tenía los vidrios polarizados, aunque no pudo corroborar cuál era la visión desde el interior, y que los daños que tenía la carrocería "eran recientes" porque "no poseían ningún tipo de oxidación".

Luego le tocó el turno al ingeniero vial Hugo Guillermo, que comenzó como perito de la PFA y en 2014 se incorporó a la Policía de la Ciudad.

Guillermo declaró durante dos horas y dio precisiones sobre lo peritado con las cámaras de seguridad del Gobierno porteño.

Lo primero que señaló fue la presencia de un camión que circulaba por San Pedrito, que cruzó con el semáforo en rojo en momentos en que Papadopulos llegaba a la zona del cruce peatonal por la avenida Directorio.

De acuerdo a su peritaje, y según consta en los videos, entre los segundos 46 y 47 de las imágenes se ve al acusado cuando se está acercando con su auto a la línea de detención y que por delante pasa el camión que obstruye el paso de los peatones.

Que cuando avanza -en el segundo 47- el vehículo de carga aún tapa a los peatones, y que en el segundo 48, cuando se produce la habilitación verde, el Golf estaba adentro del ámbito de la intersección, por lo que entiende que "recién ve a los peatones en el segundo 50, y que la colisión se produce en el segundo 51".

Además entendió que el acusado tenía una distancia que le hubiera permitido frenar, y que pudo haber sido obstruido por el camión que cruzó en rojo la avenida Directorio.

Sobre la colisión, Guillermo dijo que se observa una maniobra de evasión y que la víctima, Débora Agosti, no contaba con semáforo para peatones en la senda peatonal que utilizó.

Luego declararon dos peritos que hicieron un informe vial, los especialistas en Accidentología Vial Cristian Otero y Victoria Rey, quienes manifestaron observaciones reglamentarias sobre el acusado, desde manejar sin licencia de conducir hasta la violación de la senda peatonal; como la posibilidad de frenado, elementos que fueron cuestionados por la defensa ya que carecían de sustento técnico.

El quinto testigo de la jornada fue el perito de parte de la defensa, el ingeniero Hugo Paiva, Magister en Seguridad Vial, quien detalló las pericias presentadas en la causa, en la que cuestionó los otros informes, e introdujo como elemento "distractivo" la maniobra que realiza un vehículo que estaba estacionado sobre San Pedrito, y que momentos antes que el acusado pasara por detrás del camión dobla en U en forma antirreglamentaria.

Finalmente, el último testigo de la jornada fue el perito de parte de la querella, el ingeniero Jorge Geretto, quien manifestó que el accidente fue "absolutamente evitable", y ratificó que los daños en el vehículo están sobre el frente del vehículo de Papadopulos, que contradice lo afirmado por la contraparte; e insistió en que el acusado "cruzó la encrucijada con el semáforo en rojo" y que "tuvo posibilidades de ver a los peatones".

Ahora, el juicio pasó a un cuarto intermedio hasta el próximo lunes a las 9, cuando se espera que declaren cinco testigos, entre ellos funcionarios del SAME y de la policía.

El hecho por el que está acusado Papadopulos ocurrió a las 23.02 del jueves 17 de diciembre pasado, cuando Agosti y su hijo cruzaban la avenida San Pedrito, en la esquina con Directorio, y fueron atropellados por un Volkswagen Golf GTI blanco.

Papadopulos, que no tenía registro en ese momento, se fugó del lugar y permaneció prófugo nueve días hasta que se presentó en una comisaría, donde permanece detenido. (Télam)