El Concejo Deliberante de Tigre aprobó hoy un pedido de informes a la Fiscalía de San Isidro sobre la marcha de las investigaciones de los femicidios de una adolescente qom y su madre, ocurridos en Tigre en 2013 y el 2014, respectivamente, en los que estaría involucrada una red de trata de personas.

Se trata de Micaela Fernández (14) y su madre Nancy Fernández (36), ambas de la comunidad qom Yecthakay del partido bonaerense de Tigre, cuyas muertes aún no fueron esclarecidas.

El Concejo Deliberante de Tigre aprobó hoy un proyecto elaborado por el edil del bloque del Frente de Todos Javier Parbst, en el que se solicita a la Fiscalía de San Isidro que "informe y explique el estado de avance de las investigaciones por las muertes de Micaela y Nancy Fernández".

Concretamente se pide se informen "las medidas de prueba ordenadas, la situación procesal, la existencia de imputados y los pasos a seguir para acreditar los hechos denunciados y que los mismos no queden impunes".

En los fundamentos del proyecto se destacó "la lentitud de las fiscalías a cargo de las investigaciones judiciales que, habiendo trascurrido 7 y 8 años respectivamente, no dictaminaron ninguna sentencia ni se conocen avances significativos en las mismas".

"Según denuncian sus parientes y allegados, ambas muertes se trataron de femicidios en el que estarían involucrados integrantes de una red de trata de personas y narcotraficantes con complicidad policial", precisó la iniciativa.

El concejal autor del proyecto afirmó que "es inadmisible que a casi una década de estos hechos aberrantes que generaron tanta conmoción, el Poder Judicial no haya podido esclarecer los crímenes. Necesitamos que de una vez se imparta justicia".

Lissette Fernández, hermana de Micaela e hija de Nancy, aseguró en diálogo con Télam -en septiembre último- que su "hermana no se suicidó; mi mamá no sufrió una muerte natural, fueron dos femicidios".

Fernández denunció un contexto de "red de trata de personas con complicidad de la policía" que envolvió la muerte, primero de la adolescente de 14 años, secuestrada y violentada, y más tarde, la de su madre, a los 36 años.

En 2013, Micaela desapareció y su mamá Nancy fue a la comisaría sexta a denunciar pero "la trataron de loca" y no le tomaron la denuncia. La chica reapareció días después golpeada, con cortes en la cara y el pelo cortado de manera brutal y contó que la habían llevado a una casa donde fue abusada por varios hombres.

Nancy, a pesar del temor de su hija, fue a la comisaría a denunciar y nuevamente no le hicieron caso y esa noche se presentaron en su casa varios policías y la llevaron detenida a la comisaría sexta.

"India de mierda, callate la boca", le gritaban a Nancy cinco policías mientras la golpeaban.

En febrero de 2013, un conocido le avisó a Nancy que su hija de 14 años se había suicidado, pegándose un tiro, en la casa de un hombre conocido como 'Pato' Cenizo.

La mujer nunca creyó la hipótesis del suicidio y comenzó a marchar junto a vecinos y organizaciones, hasta la comisaría, denunciando y reclamando justicia.

El 2 de mayo de 2014 Nancy apareció muerta en su casa, semidesnuda y con signos de asfixia. (Télam)